Eclipse (1764, GB) una certeza en las carreras

Se trata del mayor jefe de raza dentro del Sangre Pura de Carrera. Como consideramos importante conocer a los máximos próceres equinos de este deporte, aquí su historia y campaña

Las carreras de caballos tienen numerosas leyendas, sean equinos o humanos. Pero todos tienen, al menos en cierta forma, relación con la historia de Eclipse. El 80% (algunos señalan el 90%) de los SPC modernos poseen en su pedigree a Eclipse.

Este gran caballo, pilar fundamental en la raza, nunca fue derrotado en las pistas. Su habilidad y velocidad fueron atributos que transmitió a sus hijos, logrando básicamente dos mayores líneas de sangre paternas continuadoras: Pot-8-O's y King Fergus. En sus días de gloria, con el resonar de sus hazañas logró hacer de su propietario uno de los hombres más populares de toda Inglaterra; como así mismo ser retratado por los más excelsos artistas del momento, tales como George Stubbs, famoso anatomista y retratista de equinos.

Eclipse (Marske y Spitella, por Regulus) el padre de los SPC. Retrato de George Stubbs

Eclipse era un alazàn hijo de Marske, criado por el Duque de Cumberland en su haras de Cranbourne Lodge. Como visionando su estrella, el gran campeòn naciò en 1764, año del famoso eclipse de sol que aterrorizò a todo el mundo. Fue subastado por Richard Tattersall al año siguiente de la muerte de su criador, siendo vendido por 75gs. a William Wildman.

En 1769, Col Dennis O'Kelly comprò la mitad de las acciones del caballo, pero pronto pagò la otra mitad quedando totalmente de su propiedad. La decisiòn fue muy acertada: con Eclipse se hizo famoso, ademàs de hacerse una pequeña fortuna a travès de los premios obtenidos y de las apuestas.

La campaña de Eclipse. La historia de Eclipse està llena de rumores: muchos lo recordaron como a un caballo escandaloso y de mal caracter, cuyo mejor amigo era un loro (en vez de la oveja tradicional) que le brindaba su peculiar companìa recitando salmos y canciones populares. Algunos tambièn afirman que el único jockey que podía mantenerse arriba de él era John Oakley, pues se decìa que Eclipse tenía el habito de correr "con la nariz en el piso".

Lo que si es cierto es que en su primera carrera en 1769*, Eclipse fácilmente se olvidó de sus rivales a pesar de que Oakley debió luchar con él todo el tiro procurando dominarlo. Eclipse literalmente deshizo a sus oponentes, llevandose las 50 libras de premio. Allí O'Kelly dijo la famosa frase recordada en nuestros dìas: "Eclipse primero; el resto, en ningun lado".

En ese año, Eclipse continuò con sus triunfos holgados ganando nueve carreras en total; estas incluyeron el City Silver Bowl, y cuatro diferentes King's Plate en Ascot, Canterbury, Lewes, y Lichfield respectivamente. Retornò a las pistas en 1970. Su reapariciòn fue ante el reconocido caballo Bucephalus, en Newmarket, antes de ganar otros dos King's Plate màs, tambièn en Newmarket y ademàs en Guilford. Màs tarde, durante el mismo meeting de carreras, Eclipse volviò a ganar otra vez obteniendo 300 libras, corriendo contra algunos de los mejores caballos de carrera del paìs. Esto fue seguido por otra victoria en Lincoln King's Plate antes de retornar a Newmarket para ganar una carrera por 150gs. Como si fuera poco, O'Kelly lo llevò a correr al dìa siguiente el king's Plate. Eclipse dejò a sus oponentes por el camino.

Eclipse corriò un total de 18 carreras, ganando todas ellas sin necesitar su jockey hacer uso de fusta o espuelas. Once de esas carreras fueron King's Plates, diez de los cuales cargò 12 stone (60kg) el peso màs elevado con el que jamàs habìa ganado un caballo en esos handicaps.

No obstante, Eclipse no corriò las carreras màs rentadas, debido a que estas estaban reservadas a caballos de los miembros del Jockey Club. O'Kelly justamente no era de ese nivel social. Màs bien era el arquetipo de "chico malo" que procuraba escalar socialmente desde sus origenes humildes comprando cargos en la milicia. Escandalizò a la alta sociedad por su desenfado general y por casarse con la corstesana real Charlotte Hayes, lo que no fue nada bienvenido.
Otra razón era el hecho que era un jugador fuerte que logró su pequeña fortuna con Eclipse. Lamentablemente, quizá esto significó que Eclipse nunca pudo mostrar todo lo bueno que él era.

Pero la facilidad con la que él ganaba las carreras, además de la mezcla de velocidad y resistencia, lo mostraban como a una fija siempre. La únicas dudas que quedaban era por cuanto podía ganar, y si eventualmente cargar el peso tope iba a hacerle alguna mella.

Eclipse: la vida en el haras. El suceso como caballo de carreras de Eclipse lo llevó a ser ampliamente requerido como padrillo primero en un haras cerca de Epsom, luego Surrey y por ùltimo en el propio stud de O'Kelly en Cannon's Park, Middlesex. En esos días, Eclipse se transportaba en una especie de "trailer", que consistìa en un carruaje empujado por dos exaltados caballos. El servicio de Eclipse costaba 50gs que a travès de los años se redujo.

Eclipse produjo a una gran cantidad de grandes campeones que incluyeron a tres ganadores del Derby Stakes (Derby de Epsom), Saltram, Young Eclipse y Serjeant. Otros hijos se convirtieron en reproductores de primera lìnea por derecho propio: Volunteer, productor de otro ganador del Derby, Spread Eagle; el grandioso reproductor Pot-8-Os y el top-sire King Fergus. Paradòjicamente, Eclipse nunca pudo liderar una estadìstica de padrillos, siempre quedando segundo en cada año que sirviò -que abarcò el perìodo entre 1778 - 1788. Quizà uno de sus màs famosos descendientes no fue un caballo de carrera en absoluto: Copenhagen, la monta del Duque de Wellington en la famosa batalla de Waterloo.

Eclipse muriò de un còlico en 1789. El era suficientemente importante como corredor y padrillo, lo que justificaba intentar salvar todo lo posible de su cuerpo. Pero, sin embargo, habìa un problema: en esos tiempos no habìa escuela veterinaria en Gran Bretaña, y el ùnico veterinario entrenado que habìa era un hombre francès llamado Charles Benoit Vial de St Bel. St Bel vio esto como una oportunidad para publicitarse a sì mismo, estableciendo una escuela veterinaria donde se disecaron los restos del crack y se salvò su esqueleto.

El esqueleto de Eclipse es actualmente propiedad del Royal Veterinary College, fundada en 1791, y puede verse en el National Horseracing Museum de Newmarket.

Màs allà de considerarse el pilar mayor del turf, hoy dìa se lo recuerda a travès de carreras famosas como el Eclipse Stakes y los Eclipse Awards, premios que detacan a los mejores del turf estadounidense.

*Nota: recordemos que en la època de Eclipse las carreras eran largas: 4000-5000 o màs metros; por ello los caballos debutaban tan tarde. Con el tiempo, y en la bùsqueda de una mayor velocidad los tiros se fueron acortando hasta el modelo moderno del turf actual, el cual ya està bastante perfilado en el siglo XIX.

Fuente: BBC (traducción y leve modificación: mike82s. Año 2006)
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .