Damián Baldo ganó su primer carrera (26/02/08)

Ocurrió este domingo último en el hipódromo de Concepción del Uruguay; también, el aprendíz de la Escuela de Jockeys del Jockey Club, nos cuenta como empezó en el turf

"Desde chiquito quise ser jockey" dice Baldo. Foto: fototurf.net

Damián, de 19 años y oriundo de San Isidro, es de esos que llevan al turf en la sangre, ya que su padre mismo fue jockey y tiene familia en la actividad. No obstante, la idea de tener un hijo jinete no le agradaba nada a su padre; sin embargo, Damián siempre tuvo bien en claro que era lo que quería ser y, llegado un momento, no pudo seguir esperardo. Como él mismo lo dice: "a los 11 años quise acercarme un poco más a los caballos, pero no sabía cómo. No quería que mi viejo se enojase".

Fue por esos tiempos, entonces, que le pidió a su hermano (que es peón) de acompañarlo al stud Vacación, donde trabaja, para colaborar con las tareas y así dar el tan ansiado puntapié inicial en el turf. En ese período empezó a poner montura, a practicar el trote inglés; en definitiva, a aprender las primeras básicas de su profesión. Al principio fueron los caballos de andar del hipódromo, luego, gradualmente llegó a los SPC. En ese punto, Daniel Etchechoury, para quien trabaja actualmente, fue clave.

"Llegué al stud de Daniel Etchechoury por intermedio de mi cuñado, que es capataz de Orilla del Monte. Daniel me ayudó muchísimo, me empezó a dar caballos mancitos para montar. También me dio para hacer la primera montura con un SPC" recuerda. Y cuando reabrió la escuela de aprendices de San Isidro, Baldo se inscribió para continuar con la parte más importante de su formación.

Estando en la Escuela, Baldo ya ha corrido en gran cantidad de destacados escenarios del interior del país, como Gualeguaychú, Gualeguay, Cordoba, Azul, Tandil, y también Concepción del Uruguay. Pero su primer triunfo vino a ser en éste último, en la 4ta de la programación del domingo 24 de febrero, sobre 1000m, guiando de punta a punta y de mano firme a Pay Attention.

En un momento de gran satisfacción, Baldo no se olvidó de agradecer a los profesores de la Escuela Hector Libré, Victor Sabin, y Diego Dávide..."Si no fuera por ellos nunca habría corrido" sentencia.

Baldo sabe que el esfuerzo y la perseverancia son la base de esta profesión, y que este es sólo un premio a su trabajo.

Miguel Almanza (mike82s)
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .