Grandes Jockeys I: Francis Buckle (1766-1832)

Grandes jockeys del sXIX. Primera parte

El pequeño Frank Buckle. Actualmente, una de sus chaquetillas, sus botas de montar, gorra y fusta se exhiben orgullosamente en el National Horse Racing Museum de Newmarket. Este jinete no superaría los 1.50m y era de contextura física muy menuda

Al remontarnos a las primeras grandes figuras del turf mundial, nos encontramos a Francis Buckle, acaso una de las mayores estrellas del turf inglés de finales del sVIII y primera mitad del sXIX. Este diminuto jockey, que la mayor parte de su vida entró de 49-50 kilos y que no superaría el metro cincuenta, fue conocido por su honestidad en una época signada por la corrupción entre los jockeys, tanto como por sus habilidades arriba de los caballos y su inteligencia. Su físico privilegiado le permitió competir en carreras durante 48, siendo ésta una de las campañas más extensas que se hayan dado en un jinete. Su singular récord de 9 triunfos en el Epsom Oaks (equivalente al G.P.Selección argentino) permanece aún hoy día imbatido, después de casi 200 años.

Este jockey nació en 1766 en Newmarket (fue contemporáneo de Eclipse). Su padre, un talabartero local, murió en 1778, cuando Francis tenía 12 años. Sin ver un futuro en la talabartería, y con experiencia de vareador desde los 9 años, el joven Buckle ingresó como jockey aprendíz del entrenador Richard Vernon. Para 1783, con 17 años, el novel jinete estuvo listo para enfrentar su primera carrera pública, aunque pesara escasos 25 kilos.

A lo largo de su brillante y larga carrera, Buckle obtuvo 27 pruebas clásicas mayores, incluyendo cinco Derbys de Epsom, dos St Leger, cinco 2,000 Guineas, seis 1,000 guineas, y sus famosos nueve Oaks. Algunos de los más grandes propietarios de su tiempo, como Lord Grosvenor, Sir Charles Bunbury y el Coronel Mellish, aunque también los Duques de Grafton, le confiarían sus caballos. El mejor entrenador para el cual Buckle trabajó fue Robert Robson, llamado "el emperador de los entrenadores".

Buckle era un jockey muy pulcro en su imagen personal, que por ejemplo, se aseguraba de salir a correr siempre con sus botas y breeches impecables. Su excelente estado físico era producto de su gusto por ejercitarse aún fuera del trabajo; a los lomos de sus caballos de andar solía viajar unas 92 millas varias veces a la semana, desde Newmarket hasta su casa, una granja situada cerca de Peterborough.

Buckle públicamente admitía que no quería que ninguno de sus hijos fuera jockey, y de hecho, ninguno de sus tres hijos, que provinieron de su segundo matrimonio, siguieron algo relacionado a los caballos (uno fue químico).

Francis Buckle murió el 5 de febrero de 1832, a los 65 años de edad, tres meses después de correr su última carrera. Los dos últimos clásicos de su vida los había obtenido a los 60 años de edad, en 1827: las 1000 y las 2000 Guineas. Una de sus chaquetillas, gorra, botas y fusta, se exhiben actualmente en el National Horse Racing Museum de Newmarket.

En las riendas
Las crónicas de la época lo describen como a un jockey versátil, que se adecuaba a las necesidades de su caballo en carrera. Una muy frecuente estrategia de este jinete era simular que su caballo no venía fácil, para sorprender con un ataque cuando sus adversarios se confiaran. También, era un jockey muy frío en el desarrollo, que a veces llegaba a exasperar a los espectadores, pero que calculaba, generalmente con acierto, el momento en que su rival quedaría terminado.

Refiriéndose a ésto, Sir Henry Vane-Tempest, propietario, dijo lo siguiente: "Daría la mitad de mi fortuna por tener nervios como los de él". Otras veces, Buckle se destacaba por "correr en punta, sacando un par de cuerpos al principio, pero durmiendo la carrera después hasta el momento preciso de definirla". Muchas de sus grandes carreras y estas aseveraciones están recopiladas en libros deportivos del sXIX.

Como dato curioso, algunas fuentes de la época señalan que el jinete, antes de aceptar o no una monta de un caballo que no conocía, observaba las patas y manos del animal.

Los caballos y sus triunfos más importantes
2000 Guineas: Hephestion (1810); Pindarrie (1820); Reginald (1821); Pastille (1822); Turcoman (1827).
1000 Guineas: Corinne (1818); Rowena (1820); Zeal (1821); Whizgig (1822); Zinc (1823); Arab (1827).
Epsom Derby: John Bull (1792); Daedalus (1794); Tyrant (1802); Phantom (1811); Emilius (1823).
Epsom Oaks: Niké (1797); Bellissima (1798); Bellina (1799); Scotia (1802); Theophania (1803); Meteora (1805); Neva (1817); Corinne (1818); Zinc (1823).
St Leger: Champion (1800); Sancho (1804).

Artículo e investigación: Miguel Almanza (mike82s)

 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .