Grandes Jockeys V: Isaac Burns Murphy (1861-1896) y la era del jockey afroamericano (1800-1910)

Grandes jockeys del sXIX. Quinta parte.

1) Burns Murphy: El jockey negro que hizo historia en el turf norteamericano

Isaac Burns Murphy, una verdadera leyenda de la fusta norteamericana. Foto de 1885.

Quizá no es tan sabido que el turf estadounidense del sXIX tuvo en el protagonismo a jockeys en su mayoría afroamericanos, pero es un hecho. Ellos fueron quienes crearon el estilo del estribo corto que definitivamente revolucionaría al turf. Sin embargo, la discriminación volvió a ser noticia a principios del sXX, baneando la posibilidad de que estos jinetes corran en 1910, para silenciar su dominancia. Aunque la restricción duró tres años, dispersó al hombre de turf negro y nunca volvió a ser igual...lejos quedaron aquellas tardes de gloria en los grandes premios, los quince Derbys de Kentucky, y la celebridad.

Isaac Burns Murphy es considerado uno de los mejores jinetes de la historia de los Estados Unidos, y desde ya, el mejor de los afroamericanos. Ganó tres veces el Derby de Kentucky (1884, 1890, y 1891) y por sus logros mereció el apodo de "el Archer de color", en honor a Fred Archer, el formidable y legendario jinete de aquellos años en el Reino Unido.

En 1875, a los 14 años, Burns Murphy comenzó correr, cambiándose el apellido por Murphy, en honor a su abuelo, y en 1877 disputó su primer Kentucky Derby. Disputaría 11 de ellos.

Burns Murphy ganó 628 carreras de un total de 1412 cotejos disputados, lo que le da un sensacional 44% de efectividad*, jamás superado por ningún gran jinete.

El 12 de febrero de 1896, Burns murió de neumonía, en Lexington, Kentucky, y sería el primer jockey en ser introducido al Salón de la Fama de los Estados Unidos, en 1955.

mike82s
*en discusión

2) El afroamericano en el turf (fuente: traducciones y anotaciones del foro A Galopar). Trabajo de CHACAL.

Es sabida, la influencia de Inglaterra en la temprana vida de la América colonial y en las costumbres sociales, culturales y políticas de los colonos, como no podía ser de otra forma. Las carreras de caballos eran una de las primeras influencias inglesas de la pequeña nobleza americana. El hecho de poseer caballos purasangre importados de Inglaterra era un verdadero indicador de la riqueza americana. Más tarde los americanos ricos comenzaron a criar sus propios caballos en sus granjas y plantaciones.

El cuidado y formación de los caballos, que también se utilizaban para el transporte, corría a cargo de los esclavos. Con las carreras, la pequeña nobleza americana no sólo ganaba dinero sino también bienes como tabaco, arroz, algodón, azúcar, e incluso propiedades, o más esclavos. Las carreras se convirtieron en un pasatiempo agradable y provechoso para los colonos. Pronto se dieron cuenta de que los jinetes eran tan importantes como los caballos. Los esclavos negros (afroamericanos dirían allí), en contacto con los caballos, se convirtieron en expertos entrenadores y jockeys. A la fuerza ahorcan, no había muchos otros.

Hacia 1800, el sur produjo la mayoría de los jockeys negros que montaban en las principales pistas americanas. De 1823 al principio de la Guerra Civil Americana (1861-1864), que abolió la esclavitud (aunque no el racismo), las carreras eran el acontecimiento deportivo más popular entre los americanos, mucho antes que el béisbol o el rugby. Ya había multitud de hipódromos; sólo en Manhattan había tres antes de 1770. Y los jockeys negros eran auténticas estrellas.

Aunque no está claro, Austin Curtis es considerado por alguno el primero de los grandes atletas profesionales de América. Esclavo, fue emancipado después de la guerra de la Independencia, 1791, por servicios a la patria y lealtad a su amo (manda huevos), también fue un gran entrenador.

El primer jockey negro del que se tienen datos concretos fue el "mono" Simon, (Nashville, 1806, aprox.). Parece que lo de llamar monos a los deportistas negros es una costumbre inveterada que llega a nuestros días. No aprendemos. Cuenta la leyenda que Simon mantuvo un enfrentamiento deportivo durante cuatro años, con el general Andrew Jackson, futuro presidente de Estados Unidos. En una ocasión Jackson se acercó a Simon ya subido a su caballo y le dijo: “Esta vez, cuando mi caballo vaya a pasarle, haga el favor de no escupir su tabaco a los ojos de mi caballo o de mi jockey”. Simón, que era famoso por sus payasadas y altanería, dicen que contestó: “Bien, general, me gustaría respetar a sus caballos, pero nunca he tenido a ninguno tan cerca como para poder escupirle”.

Le ganó, al no poco poderoso general Jackson, 8 de 9 carreras, en la otra fue forfait. Bien por el esclavo. Aún no se habla del Estilo americano. Algunos investigadores describen la trayectoria de los jockeys negros del siglo XIX como una epopeya heroica. Muchos ganaron su libertad (como si tuviera que ganar su libertad aquél que nace hombre) gracias a sus éxitos deportivos; más bien sus amos perdieron la esclavitud. Gozaban de bienes y "privilegios" como la de pasar libremente de un estado a otro para montar, cuando estaba prohibida la circulación libre de esclavos.

También se quedaban con alguna parte de las ganancias. Algunos llegaron a ganar tanto que tenían agente, aún siendo esclavos. Es alrededor de 1851, en Luisiana, cuando aparece Abe Hawkins, (Ave Hawkins), también negro y esclavo, al que la Enciclopedia Británica atribuye la "invención" del estilo americano de montar. Abe Hawkins era un jinete de Luisiana famoso por su honestidad y profesionalismo. En 1854, era esclavo de Duncan Kenner, el dueño de una de las plantaciones más grandes del estado y de una de las mayores cuadras. Ganó varias de las grandes carreras de su época. Se consagró como jinete en el primer Derby que se corrió en Usa, el Derby de Jersey, en plena Guerra Civil, 1864.

Abe Hawkins, una vez hombre libre, acabó financiando a su ex amo Duncan, una vez arruinado. Según The Times, Hawkins era un primoroso artista sobre la silla de montar. The Spirit of the Times lo describe como: "A una paciencia y juicio extraordinarios Abe añade una fuerza y habilidad maravillosas. Unido al caballo con las rodillas y muslos en corto y unos brazos incansables, siempre tiene a su potro controlado por la cabeza, observando continuamente lo que hacen los demás".

Abe Hawkins no sólo fue el primer atleta americano negro en hacerse popular tanto en la prensa general como en la deportiva, sino el atleta más querido de América. La Guerra Civil Americana (1861-1865) supuso una parada temporal en las carreras de caballos. Los caballos se necesitaban para la guerra, y muchos murieron durante este período. Hacia 1875 las carreras recobraron su pujanza y el 17 de mayo de 1875 se celebra el primer Derby de Kentucky que fue ganado por Oliver Lewis, cómo no, un jockey negro, montando a Arístides. Otros jockeys negros siguieron dominando las listas de los ganadores: Austin Curtis, Simon, Charles Stewart, Cato, Abe Hawkins, Oliver Lewis, George Garret Lewis, Isaac Murphy, William Walker, Babe Hurd, Erskine Henderson, Isaac Lewis, Alonzo "Lonnie" Clayton, James "Soup" Perkins, Willie Simms, Jimmy Lee y James Winkfield.

Cabe destacar a Isaac Murphy, para algunos el Jockey americano más grande de la historia, con un porcentaje de ganadores del 44% (34,5% verificado), increíble, ganó 530 de 1538 registradas. Era conocido como el mejor "jockey de manos" del mundo. Se oponía a usar la fusta. Después de su muerte, de pulmonía a los 39 años, el famoso entrenador L.P. Tarlton dijo de él: "He visto a todos los grandes jockeys de Inglaterra y Estados Unidos de los últimos años y en conjunto, Isaac Murphy es el mejor de todos." Seguro que cae simpático a muchos. Fue el primer jockey en entrar en el Hall of Fame en 1955.

Willie Simms fue el primer jinete americano en ganar en Inglaterra e introducir en 1885 el estilo de estribo corto y postura recogida, (me niego a llamarlo “el mono agachado”). Muy poco después Tod Sloan lo popularizaría. Tanto llamaba la atención (y rechazo) que también a él burlonamente le llamaban el mono con un palo o el mono en un palo, es igual, los altivos y racistas ingleses, mono le llamaron. Volvió a USA donde siguió ganando. Porcentaje de ganadores: 24,8%, También en el Hall of Fame desde 1977.

Jimmy Winkfield, el último de los grandes jinetes negros, descrito como: "un perfecto caballero en el suelo, un demonio en la pista". Desarrolló la mayor parte de su carrera en Europa, también como entrenador. Ganó más de 2500 carreras. Porcentaje de ganadores y montas: Desconocido. Winkfield arrasó en los primeros años de su carrera en USA. Extraña un poco que siendo una súper figura emigrara a Europa aunque fuera para trabajar para el Zar. Muy mal debió ver la situación en USA. Jimmy Winkfield debía tener un estilo autodidacta y clasicista con el que seguramente se adaptó bien a Europa.

Tuvo éxito y una vida azarosa. Murió a los 91 años. Desde el 2004 en Hall of Fame, junto a Murphy y Simms. Los tres únicos jockeys negros de tan prestigioso “club”. Abe Hawkins está nominado.

Por supuesto que no sólo había jockeys y entrenadores negros. También había muchos blancos y muy buenos, pero los negros eran mayoría y prominentes. 13 de los 15 jockeys del primer Derby de Kentucky eran negros, ganaron 15 de los 28 primeros derbys y siguieron ganando. Pero hacia el final de la primera década del siglo XX, los jinetes negros ya no eran la norma en el deporte. En medio de una marea de cambio social, terror racista y desintegración del viejo orden, los negros del sur emigraron hacia las ciudades del Norte; a pesar de su contribución al esplendor y auge de las carreras, el dinero y el recrudecimiento del racismo expulsó a los jockey negros de las carreras cuyo desarrollo habían dominado e impulsado.

Hacia finales del s. XIX ya eran minoría. Como escribe Hotaling: "Estos primeros atletas negros profesionales no sólo desaparecieron de la escena americana, desaparecieron también de los libros de historia, sepultando la epopeya ejemplar de sus logros, su coraje y su heroísmo." Es por ello que muchos datos son confusos o no registrados. Quizás Hotaling exagere un poco, pero indudablemente los jockeys negros pasaron de la esclavitud a la prosperidad y siendo ya hombres libres se les expulsó de ella. No bastó la libertad formal. Hacia 1900 los jinetes negros ya sólo eran el 25%. No eran infrecuentes las amenazas, intimidaciones y agresiones. El Ku Klux Klan campaba a sus anchas. En 1908 un jockey negro ganaba una carrera por última vez.

En 1910 directamente se les prohibió montar durante tres años. Ya no volvieron.

Pasaron 79 años hasta que otro jockey negro, Marlon St. Julien, en el 2000, volviera a montar en un Derby de Kentucky, montando para Goldophin. Fue séptimo. Pocos jockeys negros hay actualmente.

Chacal de "A galopar"

 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .