Ayer se cumplió un año del accidente de Lorena Torres (19/07/08)

Pasó un año desde el fatídico accidente de "la Lore" Torres, pero hoy podemos decir que las perspectivas desde aquel primer día negro milagrosamente han cambiado. La ciencia no puede explicar bien qué ha sucedido con Lorena para que pueda tener un formidable regreso y exponenciales mejoras, pero, como los libros deben seguir a la ciencia y no la ciencia a los libros, es pertinente admitir que la realidad -la única que importa- tuvo una opinión diferente respecto a los pronósticos, y afortunadamente mostró otro camino.

Su avance es más lento de lo que nuestra ansiedad quisiera, pero es consistente. Esto es primordial. El 13 de mayo de este año Lorena comenzó a hablar, tras diez meses de espera. Durante un tiempo, Lore sólo respondía con señas limitadas, lo que ya era un avance sorprendente. Ahora, Lore puede por sí misma tomar agua ayudada por un sorbete, realiza ejercicios para recuperar su movilidad en forma progresiva, y ¡hasta habla por teléfono!

Vale mucho citar una frase que dijo públicamente Diego Dávide, profesor de educación física de la EJAJC, sobre Lorena Torres: "...ella me hizo creer en los milagros y en el amor por la propia vida". Y es cierto. Lorena nos está dando una de las más grandes lecciones de vida que podemos tener frente a nuestros ojos. Las puertas para aprender, están abiertas.

Miguel Almanza
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .