La gracia de Marina ya reina en San Luis (03/09/08)

La ex jocketa se suma al hipódromo de La Punta con una escuela de jinetes; además, será cuidadora

Por Claudia San Martín
Para LA NACION

La figura de Marina Lezcano, un aporte notable para el turf puntano
SAN LUIS.- Es reina y está dispuesta a habitar un castillo en medio de la nada, para volver a la fuente con la que se encontró a los 14 años, cuando, como antigua amazona se enamoró de Tanita, una yegua gris, que en la primera monta cuadrera le entregó la corona. Marina Lezcano supo pulir el símbolo con femenina paciencia británica, en honor a su padre y muy a pesar de su madre, que debió acostumbrarse a verla dormir en el establo, pero no pudo superar el miedo para presenciar una de las tantas carreras que la convirtieron en un ícono del turf argentino.

Hoy, establecida en San Luis desde hace dos meses, Marina recuerda para LA NACION y apuesta a dos proyectos que la vincularán activamente con un destino conocido: formará jockeys y jocketas, y se convertirá en cuidadora. Propicia su regreso la inauguración del hipódromo de La Punta, en cuya organización colaboró activamente y donde, una vez completada la inversión privada, aspira a tener sus propios caballos y dedicarse a la actividad junto con su marido, Hugo Gutiérrez, y dos de sus tres hijos.

La mujer que corrió y ganó por última vez en abril de 1989, ve con buenos ojos el emprendimiento puntano y afirma: "Por tratarse de un hipódromo del interior, su estructura y oferta cambiarán los ejes de la actividad regional. Seguramente los caballos cuyanos que compiten hoy en Palermo o en San Isidro verán en San Luis una nueva oportunidad y beneficios, ya que el proyecto local aspira a tener un parque caballar propio, lo que va a reactivar y autoabastecer la actividad con seguridad".

Se suma a las expectativas la multiplicación de haras que se está dando en la provincia, que aportarán pedigree local y caballos hechos a la estructura. Ni el proyecto institucional, como docente de equitación, ni el personal, como cuidadora patentada, tienen una fecha de inicio asignada. Sin embargo, Lezcano afirma que la inauguración del hipódromo aceleró todos los tiempos y espera "formar chicas de San Luis", entre sus alumnos.

La ex jocketa reconoce que "si bien se evolucionó mucho en la aceptación de la mujer en el turf, son pocas las que corren en la actualidad. Es una pena, porque por su contextura física llegan sin tanto sacrificio a las carreras, más enteras y naturales que los hombres, que en su mayoría deben someterse a dietas estrictas, baños turcos y diuréticos para dar el peso". Y señala más diferencias en favor de las profesionales femeninas: "La mujer tiene sutileza y paciencia, dos virtudes muy importantes para una buena relación con el caballo".

Finalmente, Marino Lezcano destacó el "espaldarazo" que recibió por el trabajo que realizó el hipódromo de Palermo y la presencia de una generación de jóvenes que hoy asiste a las carreras. "Hubo un tiempo en que los hipódromos estaban vacíos porque hubo toda una generación que no fue a las carreras, entonces sólo asistían los de siempre, que por la edad nos fueron dejando. Hoy, eso se revirtió y se ven muchos jóvenes que disfrutan del espectáculo", concluyó, para redondear su visión optimista.

Fuente: Diario La Nación
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .