La prolijidad, clave para ganar (04/01/09)

Soy Molinera logró su cuarto éxito seguido; La Inmejorable, incómoda durante la primera mitad, quedó al anca

Soy Molinera controló a La Inmejorable en el final. Foto: Rodrigo Néspolo

La diferencia entre Soy Molinera, ganadora del clásico Enero, ayer en el kilómetro de césped de San Isidro, y La Inmejorable, su escolta, se reflejó más allá de la ventaja de tres cuartos de cuerpo que estableció en el disco. La hija de El Sembrador ganó por su prolijidad a la hora de hacer valer su velocidad.

Desde la partida tomó distancia al frente del grupo la yegua que prepara José Luis Palacios, pero sin desprenderse de sus rivales. Eso complicó a La Inmejorable, que quedó la primera parte del recorrido detrás, contenida, prisionera de la situación al tener a Black or White a la izquierda y a Arisca Toss a la derecha.

Inteligente, Anselmo Zacarías* evitó que Soy Molinera gastara sus energías pronto y sólo a tres cuadras del final le pidió el mayor esfuerzo, buscando hacia los palos. Para entonces, La Inmejorable encontró terreno libre, pero ya era tarde.

Al cambiar de mano se distanció un par de cuerpos la puntera y la reacción de la escolta sólo sirvió para recuperar parte de la ventaja y sostener el lugar ante el avance de Arisca Toss, tercera al anca de La Inmejorable.

Soy Molinera atraviesa la etapa más fructífera de su campaña, con siete triunfos en sus últimas nueve presentaciones. En total suma doce conquistas en veintidós salidas la zaina, que en diez oportunidades se impuso en la arena del Bosque y las dos restantes tienen más de un punto en común: ambas fueron logradas sobre césped, en el kilómetro, dominando desde la partida y con La Inmejorable en el segundo puesto.

Asimismo, este fue el cuarto éxito seguido de Soy Molinera, una yegua que crió su entrenador, José Luis Palacios, y cuya madre, La Thibon es hija de Potrillazo y Latencia, por ende, hermana materna del crack Latency. Genes de primer nivel.

Fuente: Diario La Nación
*EJAJC
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .