Francisco Corrales: "Llegué a estar más de un día sin comer" (18/02/09)

Por Fabricio Abatte

De lo más querido se apartó Francisco Corrales con apenas 14 años y cuando tan apegado a esos afectos -leáse familia, amigos, ciudad natal- estaba. Una vez en el "baile", agachó la cabeza y se bancó las dura adversidades porque sentía que podía cumplir su anhelo de triunfar en el turf. No cualquiera, al fin, soportaría vivir solo y sin dinero en Buenos Aires, saltear comidas y lidiar con pequeñas injusticias producto de avivadas ajenas.

"Cuando sos chico, por 2 pesos te hacen trabajar todo el día, se abusan un poco", dispara el oriundo de Colón, provincia de Buenos Aires.

Buena postura, serenidad, fortaleza mental...Mostró desde el vamos las condiciones para seguir por la buena senda. La suya es una historia común a otros jockeys, de origen humilde como el propio, pero no por ella reiterativa deja de atrapar. Se la contó a PUROS DE CARRERA Semanal.

-Te viniste de chico con el esfuerzo que ello requiere
-No había cumplido 15, yo me quería venir a cualquier costo. Me consiguieron para colaborar en l stud El Mono, en Palermo, en el que en ese momento estaba el cuidador Nelson Gonzáñez. Empecé a correr cuadreras , iba a Gualeguaychú, Venado Tuerto, hasta que ingresé a la escuela y me dieron la patente para correr oficialmente.

-Imagino que no debe haber sido fácil...
-No, para nada. Primero la gente se aprovecha. Cuando sos chico, por 2 pesos te hacen trabajar todo el día, se abusan, pero las ganas que tiene uno a esa edad hace que nada te importe. Tuve que hacerme grande de golpe, mi viejo no andaba muy bien de plata, no tenpia auto, asi que no tenia en quien apoyarme.

-Pensaste en volverte?
-Desde que vine, jamás me arrepentí. Yo siempre les cuento a los chicos, mis compañeros, que estuve hasta 1 ó 2 días enteros sin comer. Estaba convencido de que me iba a ir bien y por eso seguí adelante.

-Y empezaste a correr...
-Arranqué con suerte ya en los hipódromos del interior. Ganaba 2 ó 3 por reunión y en 2 meses me 'metí' unas 20 carreras. Debuté en San Isidro un viernes y entré sexto, el sábado corrí temprano y no hice nada pero me quedé por las dudas y ligué una monta en la anteúltima...¡y gané! Eso demuestra que hay que tener constancia en esto.

-Muchos de ustedes son jóvenes y se encuentran con todo: dinero, reconocimiento, todo de golpe. ¿Están preparados para tanto?
Por eso hay muchos pibes que le va bien de aprendices y después desaparecen. De no tener nada, como e mi caso que me vine con un bolso con una frazada, al día de hoy que tengo 21 años tengo mi casa, mi auto, plata en el banco...Antes no comía porque no tenía, ahora no como para dar el peso...Antes no salia porque no me alcanzaba, ahora no puedo...Es muy duro manejar todas esas situaciones. Aparte, cuando tenés dinero, más de uno se acerca por interés y caemos en lo mismo: sos chico y tenés que saber darte cuenta de todo. Es complicado.

-Correr caballos de La Providencia es un gran paso profesional
-Corro los de José Alves, un hombre muy bueno y me encanta cuando puedo ganar con alguno de él. ¿Ollagua? Es una yegua bárbara y va a seguir ganando. También me gustan mucho los caballos de Agustín Pavlovsly; los tiene muy bien, se nota que hace un buen laburo.

-¿En Colón siguen mucho tu campaña?
-Hay una agencia hípica deonde se junta muchi gente que me conoce de chiquito. De algunos no recordaba la cara, pero cuando voy todos me saludan, se acercan. Cada tanto les llevo un cuadro, está lleno de fotos mías. Me gusta ir a tomar algo con ellos.

-¿Te tienen como ídolo?
-Un poco sí. Por ahí más como persona que como jockey y eso es lo que más valoro.

-¿Un objetivo?
-Quisiera llegar lo más alto posible. También correr todos los días y más adelante probar suerte en otro país. Me encantaría conocer otro turf, otra cultura.

-¿A tu 'viejo' le seguís corriendo?
-Cuando alguno anda bien, Felipe -por su papá- lo trae y lo corremos. A veces le corro yo y otras prefiero que se lo dé a algún colega que lo necesita.

-¿Algo que no te guste del turf?
-Molesta mucho que acá nadie tiene sueldo. Pasa que montás 5 ó 6 meses a un potrillo, le enseñás todo y viene un día y te dicen 'lo va a correr otro ¡jockey!'. Entonces no se reconoce tu trabajo.

-El pibe Halier dijo que estás a la altura de Ricardo y Falero...
-Somos amigos, es como un hermano para mí. Yo me siento a la altura de ellos, en el sentido de que soy tan profesional como ambos. Los miércoles me levanto a las 4 de la mañana, voy a Capitán Sarmiento, al Ararás, vuelvo y salgo a trotar. Si regreso temprano también vareo acá y de ahí a correr. Pero hay que hacerlo, si no perdés tu lugar, atrás hay 3 ó 4 esperando.

CELEBRA LA RECUPERACION DE LORENA TORRES, SU EX

Francisco Corrales estaba ligado sentimentalmente a Lorena Torres cuando la jocketta sufrió la grave rodada que puso en riesgo su vida. Aunque ya no son novios, el colonense celebra la evolución de su ex y recuerda ese accidente como la situación más angustiante que padeció en el turf. "Por suerte está bastante bien. Para mi fue muy duro, estábamos viviendo juntos, justo me habían sacado unos caballos, me fracturé una pierna, choqué con el auto, no me salía una bien. Ya pasó y aunque ya no salimos más, es una alegría que Lorena esté mejor", señaló.

Son tres los hermanos varones en su familia y parecía que la mujer no iba a llegar. Pero el 18 de febrero, su mamá Graciela dio a luz a Daiana, la nueva "joyita" de los Corrales. Después están Ignacio y Facundo, que "viven en las carreras, se la pasan en la agencia, pero a la vez mis viejos los hacen estudiar".

Fuente: Revista Puros de Carrera Semanal
*Foto: Francisco Corrales ganando con Ollagua. Revista Puros de Carrera.
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .