Francisco Corrales: "Ollagua fue la que me salvó" (11/03/09)

Con la yegua de La Providencia volvió a celebrar una conquista de grado. "Le debo mucho porque en el Acebal me dio mi primer grupo uno, eso me permitió que tenga más posibilidades y que más cuidadores se fijen en mí", sostiene el piloto surgido de la escuela de aprendices de San Isidro.

Por Nicolás Alcalde (nicolasalcalde@revistapalermo.net)

Los triunfos resonantes incrementan las posibilidades de cualquier profesional. Así lo entiende Francisco Corrales, este jockey de 21 años que con Ollagua ganó el sábado último el Clásico Arturo R. y Arturo Bullrich (G2). "Ollagua me dio muchas satisfacciones. Fue la que me salvó porque me ayudó a demostrar mis condiciones, tener más oportunidades en esta actividad y que otros cuidadores se fijen en mí. Demostré que puedo competir de igual a igual con los referentes Desde que la empecé a montar por las mañanas le tenía mucha confianza", sostiene y luego agrega: "La única vez que falló fue en la Copa de Plata. Esa tarde la notaba nerviosa, cuando ella siempre se caracteriza por ser muy mansa". La explicación y sus palabras permiten constatar que conoce de memoria a la alazana que entrena José Martins Alves.

El año último no fue sencillo para Corrales. Una fractura de tibia y peroné lo alejó varios meses de la actividad, pero no bajó los brazos y poco a poco retomó el lugar que se había sabido ganar. "Fue duro ese tiempo que estuve lesionado; ya cuando estaba en plena recuperación pensaba en mi regreso", reflexiona.

El tren de las oportunidades nno pasa muchas veces. Corrales sabe de eso y expresa: "Cuando un jockey gana clásicos tiene más ofrecimientos de montas. Nunca me faltó trabajo en los entrenamientos, pero Ollagua me hizo crecer y mejorar. Ahora no debo dejar pasar las posibilidades", resume este joven oriundo de la localidad bonaerense de Colón y que vive solo en San Isidro.

El clásico Arturo R. y Arturo Bullrich (G2, 2000m) era un importante desafío para la yunta de Ollagua y Corrales. "La única duda era si se adaptaba a la arena. Sus mejores producciones las realizó en el césped, pero no hay que olvidar que había debutado ganando en Palermo. En el desarrollo traté de no dar muchas ventajas y después tuve que levantar para sacarla por fuera y buscar la victoria", expresó.

Desde que egresó de la escuela del Jockey Club en 2005 contó con buenas calificaciones. Una de las mejores opiniones sobre sus condiciones fue la de Héctor Libré, uno de sus profesores. El Galgo siempre halaga su capacidad para conducir caballos de carrera. Los resultados acompañan la confianza y con ellos también las oportunidades se incrementan. Es el momento de Francisco Corrales, al que Ollagua lo ayudó a recobrar un lugar entre los jockeys más cotizados.

Fuente: Revista Palermo
*Foto: Archivo de la Revista Palermo (Ollagua ganando el Shaw)
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .