Rodolfo Davancens: "Espero que en Buenos Aires me vaya como en el interior" (04/03/09)

Por Fabricio Abatte

El público local aún no lo descubrió. En realidad, lo vio poco como para formar opinión sobre Rodolfo Davancens. Pero en Tandil, sí, todos certifican su talento. Claro, allí logró la estadística 2008 y dejó un recuerdo imborrable. El aprendíz de 19 años procura plasmar en los máximos la rica experiencia que cosechó en el interior -también corrió en Azul- para ganarse la consideración general. De aquel primer triunfo en Mar del Plata con Score Fiel -2005- a este presente que lo encuentra ilusionado con trascender en el turf "grande". PUROS DE CARRERA Seanal presenta a un pibe que quiere progresar y, mientras tanto, valorala contención de colegas como Anselmo Zacarías, quien suele acercarlo en su vehículo particular a los distintos hipódromos.

-Que tu papá cuide debe haber influido a la hora de volcarte al turf...
-Mi 'viejo' siempre tuvo caballos y empecé a varearle, aunque nunca creí que iba a ser jockey. Es muy importante crecer a la par de un cuidador, me enseñó muchas cosas, al igual que Danilo Vidal. Es distinto cuando le corro a mi papá, hasta te diría que lo hago más relajado porque la presión no es la misma.

-Y te diste el gusto de conseguir tu primer triunfo en Palermo con él.
-El año pasado gané con Al Corsaro, fue la primera que gané en Palermo y significó una alegría enorme porque todo quedó en familia.

-A Buenos Aires llegaste con los mejores antecedentes.
-La verdad que me fue bien tanto en Azul como en Tandil. En esta última gané la estadística del año pasado con 13 triunfos, hay que tener en cuenta que se corre una vez por mes. No me puedo quejar, realmente me salieron las cosas. Espero que en Buenos Aires me vaya igual.

-Una vez que llegaste a Buenos Aires, ¿costó la adaptación a un medio más exigente?
-Al principio un poco me costó, después gracias a la escuela fui poniéndome a tono. Acá los jockeys se cuidan un poco más, se respetan más las normas, en la suelta eso se nota mucho. Donde perdiste la línea te pueden sancionar.

-¿Con quienes estás trabajando?
-Estoy en San Isidro con Frenkel Santillán y, al mismo tiempo, voy a la escuela de aprendices, que creo que fue lo que me abrió muchas puertas, más allá de mi campaña en el interior. Tengo excelentes profesores, de los cuales aprendo mucho. También les trabajo a Ferro y a Libré.

-A partir de ahora Frenkel va a preparar caballos de La Quebrada. ¿Te entusiasmás con correr en un futuro ejemplares de primer nivel?
-Ya le corrí a Las Hormigas, pero por lo pronto me conformo con montarle a cuidadores del interior. Hay caballos a los que he corrido en Tandil y después 'adentro'. Pasa que no es fácil llegar a correrle a una caballeriza importante de Buenos Aires. Lo bueno es que Frenkel, gran persona, me está dando la oportunidad de progresar en la profesión y eso es lo que más quiero.

-¿Te das cuenta enseguida cuando el caballo del interior tiene pasta para triunfar en los "máximos"?¿Te tocó "repetir" 'adentro' con uno que habías ganado 'afuera'?
-Es diícil. Lógicamente que se complica un poco porque te chocás con caballos buenos. Cuesta un poco más, insisto, pero si el caballo es bueno, tarde o temprano se impone igual.

-¿Ejemplo de algún forastero capaz?
-Hay un caballo, Potero, con el que había ganado en Tandil y después vino y se impuso por 8 cuerpos en Palermo. Estén atentos porque ese seguro que va a ganr algunas más ya que tiene condiciones.

-¿Cual es tu propósito en el turf?
-Cuando salga de la escuela, me voy a esforzar para tratar de ganar la mayor cantidad de carreras posibles porque quiero ayudar a mi familia. Es la manera de retribuirle lo que hicieron por mí.

-¿Hiciste amistad con algún colega?
-Sí, con Zacarías, entre otros. Es una buena persona, si necesitás ir a Palermo, La Plata o San Isidro, él siempre está. Y cuando no me lleva él, lo hace Enrique Miguez, otro gran tipo. De otra manera se me complica llegar porque no tengo auto.

-¿De qué se habla en los viajes?
-Se habla un poco de carreras, a la ida de cómo nos está yendo y a la vuelta por ahí comentamos nuestras actuaciones. Son momentos muy lindos.

-¿Se viene auto propio?
-Primero la casa, es lo más importante, después se verá.

Demasiado dispuesto se lo notó a Rodolfo Davancens frente a una situación -entrevista- a la que no está acostumbrado. Como tampoco lo está la gente de los "máximos" a verlo cruzar adelante. Habitos que, de todos modos, se incorporan fácilmente...

Fuente: Revista PUROS DE CARRERA Semanal
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .