La Escuela de Aprendices del Jockey Club: El futuro en la rienda (15/04/09)

Veinte jóvenes, entre ellos dos mujeres, iniciaron un nuevo ciclo en San Isidro

Un grupo de jinetes con el objetivo de ser mejores. Foto: Gentileza M. Almanza

La Escuela de Aprendices del Jockey Club abrió ayer un nuevo ciclo, el cuarto de esta etapa que comenzó a mediados de 2004 y que ya tiene muchos buenos frutos en las pistas. Había que ver las caras de los veinte alumnos, dieciocho chicos y dos chicas, en el Campo 2 de San Isidro, dentro de la casa que será su aula hasta que Héctor Libré, el director, y Víctor Sabín, a cargo de la práctica, les den vía libre para montar un sangre pura en los hipódromos.

"Si además de buenas personas formamos buenos profesionales, el objetivo estará cumplido", dijo Libré como bienvenida para los aprendices. Eso fue después de las palabras de Emilio Dumais, presidente de la comisión de carreras del Jockey Club, para la cual "este curso es una satisfacción y se sustenta principalmente con un grupo humano".

Cada uno con las fustas en las manos, pegados a una pared, los jóvenes escucharon también las palabras de Leandro Bianchi, intendente de la villa hípica: "La escuela es de ustedes; quiero que compartan con los profesores ese sentido de pertenencia". Y ellos, que ven esa casa con techos de tejas cada mañana, cuando salen a trabajar sus caballos -todos son peones en distintos studs-, saben que allí pulirán las últimas rebarbas para convertirse en jinetes profesionales.

"Estos chicos aprenden aquí mucho más que la conducción del caballo. También, por ejemplo, tratamos de enseñarles cómo manejarse con la prensa, cómo hablar", revela Libré, con Diego Davide, el profesor de educación física, a su lado. Davide les dirigió unas palabras a los jinetes en nombre de los docentes del centro de instrucción. A unos pasos, en el aula, la pizarra muestra una lección de inglés, que imparte Marina Fábregas desde hace un año. También hay una psicóloga y una nutricionista.

Los chicos suben al caballo mecánico para algunas fotos y para la televisión. De paso se divierten, como es lógico cuando uno está entre los dieciséis y los veintipico. Y piensan que engrosarán la lista de veinticuatro graduados que ganan carreras de 2004 para acá.

Entre figuras y alumnos con buen pedigree
El Topo Sanguinetti, Jorge Valdivieso y Juan Noriega acudieron ayer al acto de la escuela. La camada que inició ayer sus clases la integran, entre otros, Abel Giorgis hijo y José Noriega, sobrino de aquel.

Fuente: Diario La Nación
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .