Cayaya y Ollagua, puesta en el GP Criadores (01/05/09)

La tordilla (foto) marcó el camino, fue superada en la recta, pero reaccionó para igualar en el disco

Foto: www.TurfDiario.comNo son pocas las ocasiones en que en la hípica pueden observarse carreras apasionantes. De esas en las que dos caballos luchan cabeza a cabeza buscando la gloria del triunfo. Casi siempre, ante esas situaciones, surge una frase tan vieja como el turf: ninguno de los dos mereció perder. En nuestro deporte, la justicia suele darse una vuelta de vez en cuando por el hipódromo; afirmar que ayer estuvo bajo el sol de Palermo, no es descabellado.

Cayaya (Slew Gin Fizz) y Ollagua (Pure Prize) se desvivieron por hacer delirar al público en los dos kilómetros del Gran Premio Criadores (G1). Cada una a su modo dejó todo en la pista en pos de lo máximo, con una lucha mano a mano al cabo de toda la recta que hizo delirar a la afición. ¿El premio? El reparto de una victoria por la que las dos hicieron mucho. Empate fue el fallo del photochart y, realmente, aquello de la justicia se dio en plenitud.

El Criadores fue la gran carrera de la tarde y en ella la caballerosidad de la que tanto se llena la boca la hípica se sintió. La muestra más cabal se dio en el regreso de las ganadoras para la clásica foto.

Los muchos espectadores que colmaron las tribunas se encendieron en una ovación cerrada para ellas y hasta festejaron cuando la bandera amarilla bajaba y las chapas de Cayaya y Ollagua quedaban al tope del marcador en una misma línea. Todo un símbolo.

Cayaya confirmó esa victoria sorpresiva en el Lerena (G1) con otra gestión que rebalzó generosidad. Adelante desde el pique, no se dio por vencida ni aún vencida cuando allá por los 300 metros Ollagua pareció inclinar la balanza a su favor tras perseguirla desde el pique.

Volvio la tordilla valiente junto a las tablas para empardar en el último salto. Ollagua también puso lo suyo. No le dio ventajas a la puntera y bien temprano la fue a buscar. Ella también ratificó sus enormes condiciones.

Las dos volverán a estar frente a frente en el Distaff (G1) de las Estrellas y al público no le quedará otra que aprestarse para disfrutar de otra carrera sensacional. Ojalá, Cayaya y Ollagua sean capaces de repetir el espectáculo que dieron ayer. Será lo mejor que le pueda pasar al turf.

Fuente: TurfDiario.com
Nota: Francisco Corrales (EJAJC) condujo a Ollagua.
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .