Problemas de Salud asociados a los problemas de peso en Jockeys Profesionales

Por Miguel Almanza

Introducción
El turf es uno de los deportes más apasionantes y físicamente más demandantes que existen. Es bien sabido que el entrenamiento físico de un jockey es, probablemente, el más destacado de todas las disciplinas ecuestres, especialmente en la actualidad, donde la exigencia se ha maximizado por las competencias diarias y el gran número de carreras por jornada.

Sin embargo, el jockey vive la paradoja de una alta exigencia física per sé en combinación con una restricción nutricional que en muchos casos disminuye notoriamente su calidad de vida y que puede poner en riesgo tanto su salud a corto y largo plazo, como a su misma integridad física durante el transcurso de una carrera.

El presente informe pretende recopilar estudios médicos y psicológicos disponibles hasta el momento realizados a jockeys profesionales.

Antecedentes e investigaciones
La batalla de los jockeys contra el peso ha sido bien documentada desde hace más de un siglo através de crónicas periodísticas, literatura, incluso se la ha presentado en películas y televisión. Sin embargo, en los últimos 30 años ha adquirido un particular interés científico, mediante numerosas investigaciones.

La escala de pesos que rige actualmente en casi todo el mundo tiene 150 años de antigüedad, y desde entonces, sólo ha sufrido pequeños cambios. Fue diseñada por un almirante británico, Henry John Rous (1798-1877), quien a pesar de tener una vida política activa, dedicó gran parte de su vida a la dirección y reglamentación del turf, su gran pasión, publicando en 1866 "On the Laws and Practice of Horse Racing". El libro, que sin duda refleja la visión de un hombre experto e intensamente apasionado por el caballo de carreras, publica su diseño de la escala de pesos.

A pesar de que la misma ha tenido variaciones pequeñas a lo largo de las 15 décadas, no se puede decir lo mismo de la altura media de la población como tampoco de las crecientes demandas físicas.

Desarrollo antropométrico (aumento de la estatura media de la población). Estudios realizados en países europeos de alto desarrollo socio-económico, observaron que, en 150 años, el promedio de altura se incrementó en 15cm. Por su parte, estudios llevados a cabo en nuestro país, en las provincias de Entre Ríos y Capital Federal determinaron que, desde 1930, habría una TS (tasa de crecimiento secular antropométrico) positiva, con "un incremento por década de 1,7cm para la estatura y 2 Kg. para el peso, lo cual indicaría, a lo largo de medio siglo, una mejora en las condiciones de salud, de nutrición y del ambiente" [1]. De ésto se concluye que en 70 años -siempre ajustándonos a las regiones geográficas mencionadas- la población incrementó su altura en 12cm.

Por su parte, en las escuelas de jockeys de Irlanda, el tamaño promedio de los jockeys aprendices se incrementó en un 37% durante el período 1979-2005 [2][3].

Trastornos nutricionales y conductas alimentarias. Para mantenerse en peso, la mayoría de los jockeys debe restringir su alimentación, acompañado de una intensa actividad física. Desgraciadamente, y ésto es principal motivo de preocupación, es sabido que en gran parte de los jinetes de carreras esto no basta y deben recurrir a la clásica deshidratación. En ciertos casos, jockeys de elite admiten haber padecido bulimia.

Laffite Pincay, actualmente retirado, es el tercer jinete más ganador de la historia, con 9530 triunfos, la mayoría en los Estados Unidos. Nacido en Panamá en 1946, se retiró en 2003. En 2001, reconoció públicamente haber padecido bulimia durante 10 años de su vida [20].

Garrett Gómez, uno de los jinetes más exitosos de los Estados Unidos, cuatro veces líder en ganancias, sin calambre aseguró en 2008 a The Associated Press: "Yo me autoinduzco el vómito. Me gusta la comida. Me gusta comer. Veo un McDonald's y si tengo ganas la como [...] El desgaste de los dientes [por vomitar] y tu cuerpo por pasarte sentado por largos períodos en el sauna te ponen en constante stress por mantener el peso".

Frankie Lovato, creador del célebre caballo mecánico "Equicizer", fue jockey durante unos 25 años, cosechando más de 3500 victorias en los Estados Unidos. Según publica el libro editado en 2007 "Jockey: The Rider's Life in American Thoroughbred Racing", de Scott Gruender, Lovato se deshidrataba tomando cerveza. "Si me pasaba con la comida, me provocaba el vómito. Se que no eran saludables las cosas que yo hacía [para entrar en peso] pero habían chicos que hacían cosas mucho peores que yo".

La bulimia es un trastorno de la conducta alimentaria que afecta, estadísticamente, a 3 de cada 100,000 individuos, según expresa la Dra María Clara Canan, de la Dirección de Salud y Asistencia Social, en un artículo de difusión publicado por la Universidad de Buenos Aires. La médica destacó que el grupo de los jockeys y "todos los grupos donde haya una exigencia por determinado peso y forma corporal" el incremento en el riesgo de padecer bulimia es de 7 a 10 veces más [22].

Investigaciones recientes en Nueva Zelanda (Leydon, M.A.; Wall, C., 2002) revelaron también datos sobre los hábitos dietarios en jockeys neozelandeses y su potencial impacto en la salud. Dicho estudio señaló que en el 67% de los casos, los jinetes participantes recurrieron a variedad de métodos para bajar de peso (saunas, restricción de ingesta, empleo de diuréticos, etc), el 44% presentó osteopenia (disminución de la densidad ósea por deficiencias nutricionales, en este caso) y además que el 20% presentó trastornos alimentarios tales como bulimia y anorexia.

Finalmente, concluye que "las actuales restricciones de peso impuestas a los jockeys por la industria de las carreras de caballos impacta sobre su estado nutricional, lo que puede comprometer su salud tanto a corto como a largo plazo" [4].

En 2003, un estudio realizado por los investigadores Dr Harriet Speed y Matt McGregor, en representación de la Universidad de Victoria, Australia, afirma que el 78,6% de los jockeys australianos encuestados (n=42; 1,62m promedio de estatura) restringe su ingesta de líquidos, y que el 71,8% utiliza el sauna como método para bajar de peso. Un 14,9% de los jinetes estudiados incurre en el empleo de laxantes, cerca de un 12% consume diuréticos, y un 3% admite autoinducirse el vómito.

Impacto en la salud. Lamentablemente, es común que el humano espere a que se desencadene una desgracia para tomar medidas de prevención. En Irlanda, tras la muerte de dos jockeys en 2003, el Irish Turf Club (máxima autoridad de las carreras de caballos en Irlanda), preocupado, encargó en 2004 a la Universidad de Limerick llevar a cabo una investigación sobre las condiciones de salud de sus jockeys [5]. Sería la investigación más importante de la historia para la actividad.

El Dr Giles Warrington, médico fisiólogo especialista en medicina y deporte de renombre mundial, lideró dicha investigación que arrojaría resultados alarmantes: la mayoría de los jockeys estudiados (promedio: 1,60m de estatura) presentaron "estados de severa deshidratación aún fuera de días de carreras, muchos presentaron hipovitaminosis, deficiencias de hierro, baja grasa corporal, e hipodensidad ósea para individuos de su edad" [6]. En declaraciones posteriores, Warrington aseguró que esta situación podría traer "daños en el metabolismo y aumentar los riesgos de padecer diabetes y obesidad en el futuro" [11].

Uno de los investigadores del proyecto, el Dr Adrian McGoldrick, en el año 2005, había ya adelantado al diario irlandés The Independent datos preocupantes acerca de la investigación en proceso: "De los 18 jinetes a los cuales testé el grado de hidratación en el hipódromo The Curragh el pasado sábado, hemos encontrado altos niveles de deshidratación que son inaceptables [...] en 13 de ellos el nivel de deshidratación deterioró su tiempo de reacción" [17].

El impacto por tales conclusiones impulsaron en Irlanda un histórico cambio en el peso mínimo de la escala, que ascendió de 50.80kg a 52,61kg [7]. A pesar de esta inédita modificación, Warrington y su equipo manifestaron enfáticamente que los cambios eran insuficientes si la escala no se modificaba en su totalidad [17].

Alteraciones psicológicas. Es sabido en el ambiente que los jockeys que tengan algún problema de peso tienen un "humor de perros", o más típicamente caracterizado como "humor de jockeys" cuando se rebajan. El correlato fisiológico de la irritabilidad típica de un individuo con sed y hambre está bastante estudiado, sea en humanos o animales. Pero para ser más específicos, las alteraciones psicológicas producidas por famosa la pérdida rápida de peso en jockeys ha sido motivo de interés científico, particularmente en la última década.

En 2008, el Departamento de Ciencias del Deporte de la Universidad de Brunel (Middlesex, Inglaterra) publicó un estudio donde se informa sobre los problemas psíquicos y atencionales que generan las pérdidas rápidas de peso en jockeys profesionales, del cual se hicieron eco muchos medios, como el diario británico The Independent [8].

En este estudio se observó que los jockeys que se someten a pérdidas de peso abruptas padecen una significativa irritabilidad, malestar psíquico y una menor capacidad atencional [3], por cierto fenómenos descritos en cualquier libro de fisiología médica.

Una interesante recopilación de material respecto al impacto físico-psíquico que genera la deshidratación severa ha sido realizada por la psicóloga australiana Vivienne M. Sullivan en su tesis doctoral de 444 páginas titulada "The Influences of Weight Management on Jockeys’ Physical, Psychological and Social Wellbeing" ("Las influencias del manejo del peso en jockeys en su bienestar físico, psicológico y social") presentada en 2008 en la Universidad de Victoria. Las conclusiones de la tesis no difieren de otras investigaciones hechas con anterioridad.

a) Pérdida veloz de peso.
La pérdida rápida de peso en jockeys se logra mediante distintas técnicas que provocan un grado variable de deshidratación.

El agua es un nutriente fundamental del organismo y se requiere para innumerables procesos metabólicos, pero también para mantener la tonicidad celular, la volemia (volumen sanguíneo), la presión arterial, la osmorregulación, la viscosidad de la sangre, la termorregulación (stress térmico), etc, y además para eliminar toxinas y sustancias de desecho del organismo, principalmente a traves de la orina.

La deshidratación, que está definida como la excesiva pérdida de agua corporal, compromete el adecuado funcionamiento del organismo y afecta a la performance del atleta.

Cuadro de % de deshidratación por sudoración vs. efectos fisiológicos [Dr McGoldrick, 2004]2%: Disminución en el rendimiento (1,13kg en individuos de 57kg)
4%: Disminución en la capacidad de trabajo muscular (2,28kg / 57kg)
5%: Agotamiento por calor (2,85kg / 57kg)
7%: Alucinaciones (4kg / 57kg)
10%: Colapso circulatorio y paro cardíaco (5,7kg / 57kg).

1.Sudoración: Estos métodos incluyen los tradicionales baños turcos, exposición estufas (incluyendo viajes en automóvil con la calefacción al máximo, o en el hogar) y práctica de ejercicio con abrigo excesivo (método de deshidratación mixta). Como ventaja, es una forma veloz y efectiva para perder peso, pero presenta desventajas notorias como el riesgo de shock hipovolémico, el incremento en la viscosidad sanguínea, mayor esfuerzo cardíaco, desequilibrio ácido-base, desbalance electrolítico, problemas en la termorregulación, menor eficiencia en la oxigenación, fatiga, menor rendimiento físico, disminución de los reflejos, riesgo de calambres musculares, riesgo de paro cardíaco, etc.

2.Empleo de diuréticos: Los diuréticos son drogas que, por distintos mecanismos, impiden que el riñón pueda concentrar orina como lo haría normalmente. A mayor eficacia del diurético, menor chance tiene el riñón de reabsorber agua, por lo tanto aumenta la diuresis.

En medicina, tanto de humanos como en veterinaria, se emplean con mucha eficacia para el tratamiento de patologías que involucren retención de agua (edemas), o un volumen excesivo en el lecho vascular (hipertensión arterial). Los diuréticos varían en su eficacia según sus características farmacodinámicas. Sin duda, el más poderoso de todos es la furosemida. En el turf, es una droga bastante conocida y motivo de polémicas; para la mayoría de los autores, su éxito no es del todo claro en la prevención de la Hemorragia Pulmonar Inducida por el Ejercicio en los caballos de carrera, a pesar de su enorme difusión.

La furosemida está estrictamente contraindicada en casos de deshidratación [13]. Provoca una diuresis profusa, pero en su mecanismo de acción está su arma de doble filo, ya que es el que más pérdidas de electrolitos produce (por esa misma razón es la que más diuresis genera). Desde hace varias décadas atrás miembros de la comunidad médica en Inglaterra expresaron su alarma en que deportistas de alto rendimiento como los jockeys emplearan diuréticos [16]. El límite de uso de la furosemida en los jinetes es temerario: no muchos la toleran y por ello prefieren optar por otros métodos.

El consumo de diuréticos con estos propósitos fue finalmente prohibido en 1999 en algunos países, como Inglaterra y otros miembros del Reino Unido. El abuso de diuréticos puede provocar arritmias cardíacas, desbalance electrolítico, daño renal [15] e incluso la muerte. Muchos de los problemas generados a corto plazo son comunes a la sudoración inducida, vistos en el apartado anterior.

En 1999, el célebre campeón Frankie Dettori, jockey italiano radicado en Inglaterra, admitió públicamente en un programa de la BBC consumir diuréticos con regularidad (en aquel momento estaba recientemente prohibido su uso en Gran Bretaña), lo que generó un gran escándalo. Tal fue el disgusto de las autoridades hípicas que quisieron tomar acciones legales contra Dettori, y éste, en respuesta, intentó frenar la repercusión mediática que sucitó. Finalmente, tras acusar a la BBC de "amarillista", se afirmó públicamente que sus palabras se sacaron de contexto y que Dettori hacía referencia a 10 años atrás [21].

3.Consumo de laxantes: Es una práctica que ha sido bien documentada desde la época de Fred Archer (s.XIX) y que se usa con relativa frecuencia en jockeys con problemas de peso. Lamentablemente, es evidente que su uso en estos casos lejos está de combatir el estreñimiento. El objetivo es vaciar el intestino de materia fecal, pero secundariamente también provoca deshidratación. Además, afecta la absorción intestinal de nutrientes y provoca pérdida de minerales, bases y agua en cantidad, lo que empeora el cuadro general.

4.Inducción al vómito ("flipping"): En los Estados Unidos está bastante aceptado, al punto que existen en muchos hipódromos pequeños cuartos que tienen una palangana, denominados "flipping room". Un caso famoso de "flipping" se expone en la película "Seabiscuit" (año 2003), donde en una escena el jockey Red Pollard se induce al vómito para entrar en peso. Algunos de los jockeys argentinos que entrevistamos admitieron que ellos mismos lo han practicado alguna vez o que al menos tienen conocimiento de colegas que lo han hecho. De todas, es una de las prácticas más aberrantes que existen para perder peso. Provoca deshidracación, desbalance ácido base, debilidad muscular, y además, su práctica frecuente daña al tracto digestivo en las porciones superiores al estómago, que no están tisularmente preparadas para la agresión ácida.

Lamentablemente, los jinetes combinan dos o más de estas técnicas, lo que potencia el cuadro hasta llegar a situaciones límite.

Lesiones cerebrales por traumatismos y deshidración. Quizá el mayor temor de cualquier jockey frente a los accidentes son los golpes en la cabeza, particularmente aquellos que provocan pérdida de conocimiento. En el turf, este tipo de golpes ocurren desgraciadamente con relativa frecuencia y la deshidratación puede jugar un ROL CRITICO en la evolución del trauma inicial. "Si un jockey recibe un golpe en la cabeza producto de una caída con el resultante de cierto grado de edema cerebral, es probable que la hipovolemia profunda resulte en una menor perfusión cerebral y, consecuentemente, una lesión traumática cerebral mayor. Por lo tanto, la sudoración excesiva y/o el empleo de diuréticos empeora la severidad de una lesión cerebral traumática en los jockeys luego de una caída. Esto es análogo a no portar casco de seguridad" [Dr Adrian McGoldric, 2004] [18].

Memoria a corto plazo y la deshidratación. Existen evidencias que la pérdida rápida de peso por deshidratación afecta transitoriamente a la memoria a corto plazo [18].

Riesgo de paro cardíaco. La pérdida de electrolitos, principalmente potasio, es el riesgo más grande de la deshidratación inducida y la que causa más muertes. Uno de los casos más conocidos fue el del jockey aprendíz José Manuel Sánchez, quien murió en 2005 de un paro cardíaco en los vestuarios tras combinar horas en sauna con diuréticos [9].

Algunos otros casos: Chris McKenzie, un jockey de Pennsylvania, Estados Unidos, murió debido a un paro cardíaco en el año 2000. La causa oficial de la muerte fue una arritmia cardíaca debida a una hipopotasemia aguda; se vincula directamente a ésta a los métodos de deshidratación inducida que constantemente empleaba este jinete [12].

Problemas renales. La deshidratación incrementa el riesgo de padecer problemas renales, tanto a mediano plazo como a largo plazo en la vida del individuo. El astro de la fusta Jorge Valdivieso admitió en una entrevista en 2007 otorgada al periodista Marcelo Durán que tenía un problema frecuente de formación de cálculos por pasar la mayoría del día deshidratado [10].

b) Pérdida de peso lenta.

1.Consumo de anfetaminas y otras sustancias. El consumo de anfetaminas existe dentro del mundo de los jockeys, incluso en la Argentina, aunque jockeys a los que encuestamos han admitido que es un "tema tabú". Las anfetaminas son poderosos estimulantes del sistema simpático que promueven la descarga de catecolaminas, aumentando la resistencia física y mejorando el estado de alerta y capacidad de concentración, por lo que de cierta manera colaboran a contrarrestar los efectos de la fuerte deshidratación, además de ayudar a bajar de peso. El consumo de efedrina, una precursora de las anfetaminas, con el objetivo de bajar de peso ha sido denunciada dentro del ámbito de los jockeys, al igual que la cocaína [14] [19].

2.Deshidratación crónica. La deshidratación crónica es muy común en los jockeys debido a la restricción de líquidos aún en días en que no compiten [6]. Se ha vinculado la deshidratación crónica a: fatiga, constipación, dispepsia (malestar estomacal), problemas respiratorios, desequilibrio ácido-base, problemas inmunológicos, infecciones urinarias, aumento del colesterol y aumento de los dolores físicos debido a un incremento en la concentración de toxinas en sangre. Los científcos afirman que la deshidratación puede hacer que el cerebro confunda la sed con el hambre debido a que ambos centros se hayan próximos en el hipotálamo. Testimonios de varios jockeys evidencian que en los días en que se rebajan (deshidratación inducida) no sienten hambre, sólo una sed imperiosa y mal humor. El centro de la sed se encuentra próximo al centro de la ira hipotalámico, lo que explica esta variación de humor.

3.Desnutrición. Los estudios de Giles Warren en Irlanda y de otros autores en distintas latitudes coinciden con que los jockeys sufren problemas nutricionales en forma crónica: osteopenia, hipovitaminosis, baja grasa corporal, deficiencias de hierro y deshidratación crónica aún en días fuera de competencia [4][6].

3.1) Osteopenia. La osteopenia es una disminución de la densidad ósea mineral que hace que los huesos sean más frágiles, por lo tanto, más suceptibles a fracturas. Es un signo normal del envejecimiento y un precursor frecuente de la osteoporosis, pero también se observa en ciertos deportistas y personas con problemas nutricionales. Debido a la gran exposición a fracturas que presentan las carreras de caballos, la osteopenia en jockeys es un signo muy alarmante.

3.2) Hipovitaminosis. Las vitaminas son sustancias que participan en numerosos procesos metabólicos como coenzimas y que el organismo generalmente no puede producir, razón por la cual deben ser incluídas en la dieta. Las vitaminas no son "universales" y las diferentes especies animales poseen distintos requirimientos; por ejemplo, los caballos pueden sintetizar vitamina C mientras que los humanos no. La hipovitaminosis (avitaminosis) provoca una disminución en el rendimiento físico y mental de un atleta y puede generar trastornos en su salud, dependiendo de la severidad y del tipo de vitamina en deficiencia.

3.3) Baja grasa corporal. La grasa es la mejor reserva del organismo en cuanto a rendimiento energético. Es saludable tener un cierto porcentaje de grasa corporal; una persona normal que practica deportes posee alrededor de un 16 a 18%. Se señala que los deportistas de resistencia son los que menor grasa corporal presentan (un 10%) sin embargo, los jockeys van aún por debajo de éste numero, ubicándose entre 5 y 9% [11].

3.4) Deficiencias de hierro. Las deficiencias de hierro han sido reportadas por el estudio de la Universidad de Limerick [6] y sus consecuencias son por demás conocidas, provocando anemia y así empeorando el cuadro general.

Conclusiones
El turf es un deporte muy peligroso que requiere pilotos con una máxima alerta, reflejos y estado físico, tanto para la protección de su propia vida como la de sus compañeros y la de los animales implicados en carrera. Esto preserva un espectáculo sano.

Se ha demostrado que es inevitable que los jinetes incurran en diversas formas absurdas e insalubres de perder peso. Todas las investigaciones científicas y las recomendaciones médicas indican que la escala de pesos debe ser cambiada.

Las consecuencias directas sobre el caballo de carreras por el aumento de la escala de pesos en uno o dos kilos no están del todo claras. Se ha señalado como la principal causa de la conservación de la actual escala de pesos a la salud del caballo, sin embargo, no se han realizado suficientes pruebas, y las pruebas existentes varían de acuerdo a las pistas consideradas, a los métodos de entrenamiento, y a los estilos de programación.

Por ejemplo, el profesor Stephen Wickler, de la Universidad Politécnica de Pomona, California, Estados Unidos, sostiene que un aumento de 2,2kg (5 libras) en la escala de pesos representaría una recarga de sólo un 0.5% sobre los miembros del caballo. Con respecto a ésto, "las implicancias sobre el caballo son mínimas", afirmó Larry Bramlage, cirujano del hospital equino Rood and Riddle, de Lexington [19].

[1] "La influencia ambiental en el Crecimiento Humano" L.M.Guimarey, F.R.Carnese, M.Pucciarelli. Revista "Ciencia Hoy" (Vol. 5, Nro. 30)
[2] "Racing: Weight rules are ruining jockeys' health, says Dettori" Chris McGrath, Racing Correspondent, 2006
[3] "Psychological effects of rapid weight loss and attitudes towards eating among professional jockeys" Michael J. Caulfield; Costas I. Karageorghis, School of Sport and Education, Brunel University, Uxbridge, Middlesex, UK, año 2008. Nota: disponemos de este estudio en formato pdf.
[4] "New Zealand jockeys' dietary habits and their potential impact on health". Leydon MA, Wall C. Centre for Sport and Exercise Science, Waikato Polytechnic, Private Bag 3036, Hamilton, Nueva Zelanda, junio de 2002.
[5] "Weighty problem for BHB to address" M.Armytage, The Telegraph, 2006.
[6] "An Analysis of Bone Density and Body Composition Characteristics of Irish Jockeys" M.Griffin, A .McGoldrick, D.Lyons, G.D.Warrington (ver pág. 11).
[7] "Turf Club approves 4 lb rise in Minimum Flat Racing Weight", Irish Turf Club, Irlanda, 2006.
[8] "Jockeys 'run risk of eating disorders' in bid to stay slim", Mark Hughes, The Independent, 2008.
[9] Jockey's tragic death shows that weights must change ("Trágica muerte de un jockey demuestra que los pesos deben cambiar") Bill Finley, ESPN.com, 2005.
[10] Entrevista a Jorge Valdivieso después de su retiro, por Marcelo Durán, CaballosDelMundo.com, 2007.
[11] "The going gets too heavy for jockeys", J.Burns, L.Kelleher; The Times, 2008.
[12] "Jockey Chris McKenzie died doing his job, starving himself in an effort to make weight" Por Bill Finley, para Daily News, 10 de septiembre de 2000.
[13] Lasix information en drugs.com
[14] "Jockey Eating Disorders: Body, Eat Thyself" Por Michael Ransom, para Freedom's Rein.
[15] "Diuretic Abuse and Eating Disorders" Rader Programs
[16]"Abuse of Diuretics by Jockeys" British Medical Journal, 31 de marzo de 1973.
[17] "Survey shows jockeys face health issues" D.McErloy, Diario The Independent (Irlanda), 30 de junio de 2005.
[18] "Irish Turf Club Safety Review Group: Report and Recommendations" (Mayo de 2004).
[19] "Horse racing's dirty little secret" Por Neil Schmidt, para The Cincinnati Enquirer, 25 de abril de 2004.
[20] "Hungry to Win" Por Humbert Mizell, para St Petersburg Times, 3 de mayo de 2001.
[22] "Difusión: Trastornos en la conducta alimentaria". Dra María Clara Canan, Dirección de Salud y Asistencia Social, UBA.

Artículo publicado en octubre de 2010. Re-ampliado en febrero, marzo y abril de 2011.
Podotroclear.com.
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .