Leyendas equinas: Bélicas: Copenhagen (1809-1836)

Arthur Wellesley (Duque de Wellington), considerado uno de los más grandes militares ingleses, fue el jinete de este caballo que adquirió inmortalidad histórica por su participación en la célebre batalla de Waterloo, donde Napoleón y su caballo Marengo fueron capturados. Napoleón sería entonces exiliado a la Isla Santa Elena en forma permanente y se pondría fin a toda una era del imperio franco

Copenhagen montado por el Duque de Wellington

Copenhagen es el caballo que montó el Duque de Wellington en la batalla de Waterloo el 18 de junio de 1815.

Nacido en 1809, hijo de Meteor, un modesto caballo de carreras que fue segundo en una carrera en Derby de 1786. Copenhagen fue retirado pronto de las carreras y enviado con el ejército británico a la Guerra de la Independencia (llamada en Inglaterra la Guerra Peninsular). Wellington lo compró en 1813. Era de pelo castaño y medía 152 centímetros en la cruz.

Ebenezer Cobham Brewer refiere que Wellington lo montó durante todo el día de la batalla de Waterloo, unas 20 horas (de 4 a.m. a 12:00 p.m.).

Después de Waterloo el caballo paseó durante 20 años en los pastos de Strathfieldsaye, que formaban parte del regalo al vencedor de Napoleón hecho por el gobierno británico. Copenhagen murió longevo, en su establo, ya ciego, con 27 años y fue enterrado con honores militares. Wellington que no estuvo sentimental con el caballo, si eligió el sitio donde debía enterrarse, cerca de donde murió. Aún hoy se conserva la lápida.

Como homenaje a su caballo, el Duque de Wellington dijo que “puede haber habido muchos caballos más rápidos y sin duda muchos más bellos, pero nunca vi uno tan resistente”.

Fuente: Wikipedia (versión española)
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .