Leyendas Equinas: Bélicas: Marengo (1793-1831)

Se trató del caballo favorito de emperador Napoleón I de Francia (Napoleón Bonaparte) reconocido como uno de los más importantes estrategas militares de la historia

Napoleón en 1801, según el artista Jacques-Louis David (1748-1825). Se cree que el tordillo es Marengo.

Este pequeño pero resistente tordillo de raza árabe (su alzada rondaba 1,45m) fue la monta de Napoleón durante las batallas de Austerlitz (1805), Jena-Auerstedt (1806), Wagram (1809), y la célebre batalla de Waterloo (1815). El caballo fue herido en ocho ocasiones y hasta sobrevivió la recordada retirada de Moscú en 1812, batalla en donde, como anécdota, se cuenta que el tordillo se asustó ante una liebre en aquel terrible invierno ruso, y terminó tirando de la montura al emperador francés. Aquello fue tomado como una premonición de la futura derrota.

Importado a Francia en 1799, a la edad de seis años, Marengo era descripto como un caballo fuerte, valiente y de gran resistencia física y mental, que podía galopar en cinco horas el trayecto de 129km que separa a Valladolid de Burgos, y que frecuentemente cubría 80km en forma veloz, entre Viena y Semering. El tamaño y carácter de este ejemplar era ideal para un jinete bajo y regordete como Napoleón, que por cierto no era el más elegante arriba de la montura (según citas del General de Caulaincourt, maestro de caballerías) y que también solía ser rudo con los caballos.

Finalmente, sus días junto a Napoleón acabaron tras la batalla de Waterloo. Allí, el famoso tordillo fue capturado por el ejército inglés, y Lord Petre lo llevó a Inglaterra, deonde el General Angerstein (de la Guardia de Granaderos) lo compró. Con 27 años, Marengo fue dispuesto como padrillo del haras New Barnes en donde prestaría servicios sin mucho destaque.

A los 38 años, una edad realmente avanzada para un caballo, Marengo murió. Su esqueleto aún se exhibe en el Museo Nacional de la Armada de Sandhurst, aunque versiones modernas han puesto en discusión de que se trate del Marengo real. Uno de sus cascos fue utilizado para hacer una tabaquera para el General Angerstein.

El supuesto esqueleto de Marengo, exhibido en el National Army Museum (Foto: national-army-museum.ac.uk)

Miguel Almanza
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .