Bend Or (1877, GB): Gran Jefe de Raza de fines del sXIX

Bend Or era un ruano descrito en el libro "The Horses of the British Empire", editado a principios del sXX, como un ejemplar muy alto y fuerte, poderoso. Y para el turf mundial, realmente eso significó. Un animal que transmitió, con generosidad, genes que lo han convertido en algo que unos pocos ejemplares logran en una raza: ser jefe. En las mejores sangres, este animal suele estar, vivo aun, a través de sus descendientes. Sobre su montura cabalgó uno de los ases de la fusta más consagrados de la historia del turf inglés, Frederich Archer. Según éste, fue el mejor caballo que corrió en toda su vida.

Bend Or (Doncaster- Rouge Rose, por Thormanby) 1877, GB

Famoso por su atropellada fulminante, Bend Or sufríría de sus nudos a los dos y a los tres años.

Su padre, Doncaster, era el ganador del Derby de 1873; e hijo de Stockwel (nac. 1849) uno de los padrillos más influyentes del sXIX. Por otro lado, su madre, Rouge Rose -cuya maternidad del campeón se cuestionó durante mucho tiempo- también era hija de un ganador del Derby de 1854, Thormanby (nac. 1857).

A los dos años Bend Or fue llevado al stud de Robert Peck, quien ya había tenido la oportunidad de entrenar a su padre, Doncaster. Peck pronto se dio cuenta de que iba a ser un segundo semestre exitoso.

Velozmente, como señal inconfundible de que se trataba de un caballo especial, Bend Or se puso en estado y estuvo listo para disputar en julio el Chesterfield Stakes, carrera para dos años sobre 800m. Fred Archer aceptó gustoso la monta, y juntos demolieron a sus adversarios por cuatro cuerpos. En Goodwood, en los 1200m del Richmond Stakes, volvió al triunfo; y repitió en el Prince of Wales' Stakes en York, por medio cuerpo. Sólo en dos días obtuvo el Triennial Produce Stakes (1000m y 140 yardas) y el Rous Memorial Stakes sobre 1000m.

Los problemas famosos de sus nudos empeoraron para la temporada siguiente, reapariciendo en el mismo Derby de Epsom, en 1880. Fue una de las carreras más emocionantes de las que se tengan recuerdo en la historia del turf británico.

Fred Archer estaba conciente de que correría a un caballo que reprisaría, con toda lo que ello implica; y también, sería una distancia totalmente nueva para el animal. Por su parte, el jockey tampoco se encontraba a pleno físicamente, pues se había herido su brazo derecho con una brasa días antes. Pero Fred sabía que tendría abajo, y confiaba mismo en su experiencia como profesional: con aquello bastaría.

Faltando tan sólo diez metros para la llegada, Bend Or estaba detrás de su mayor rival, Robert the Devil, montado por Tom Cannon, quien parecía ganador. Olvidando su herida, Fred bajó infructuosamente un fustazo, que cayó sin más. Entonces, en una fracción de segundo, Fred utilizó todo lo que le quedaba, taconeando y dirigiendolo con una sola mano. En dos saltos Bend Or emparejó a Robert the Devil, cuyo jockey, sorprendido, entraba en desesperación, y recién comenzaba a castigar. Pero ya era tarde. Ante una multitud exultante, Bend Or puso una cabeza sobre la raya. Y la ovación fue ensordecedora.

Dos semanas más tarde, después de su triunfo en el Derby, Bend Or reapareció en el St. James' Palace Stakes, ganando por la cabeza ante Fernández, tras una lucha feróz con éste que duró de bandera a bandera. Pero la suerte no lo acompañaría en el día de la disputa del St. Leger, pues una fuerte tormenta hizo un lodazal de la pista hipódromo de Doncaster, venciendo en dicha ocasión el famoso Robert the Devil; Bend Or rescatando sólo un quinto puesto. La fortuna tampoco estaría de su lado en el Second Great Foal Stakes, sobre 2000m y 74 yds. en Newmarket, perdiendo por la cabeza otra vez ante Robert the Devil; y peor aún, en Octubre, ese mismo caballo lo demolería por diez largos en el Champions Stakes, la carrera final de la temporada. Digan lo que digan, al fin de cuentas, Robert the Devil parecía un animal superior.

Para 1881 sólo disputó cuatro competencias, obteniendo el City Handicap y el Suburban Handicap, por 1 1/2 cp sobre Foxhall, el famoso tresañero norteamericano. Su próximo compromiso, la Epsom Gold Cup, sobre 2400m, se dio el gusto por fin de someter a su dominio a Robert the Devil, aunque sea tan sólo por la cabeza a su favor. Iroquois, vencedor del Derby de 1879, finalizó tercero. Su última aparición en las pistas fue en el Cambridgeshire, Newmarket, en donde otorgando 8 libras al resto de sus rivales, sumado a un problema en una de sus patas, finalizó quinto de Foxhall, Lucy Glitters y Tristan.

Antes de cumplir cinco años, fue retirado y enviado al haras The Eaton, con el fin de destinarlo a la reproducción. No ahondaremos mucho en detalles. Sólo diremos que fue uno de los padrillos más espectaculares de la historia del turf, que dio a hijos como Ormonde (gran caballo y bisabuelo paterno del triplecorona Flying Fox) Orbit (padre del jefe de raza argentino Old Man) y Kendal (gran influencia en la raza argentina) entre otros.

Fuente: Por1cabeza.com (artículo del año 2003)
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .