Old Man (1901, ARG), pilar de la cría argentina y segundo cuádruplecoronado

Old Man es uno de los grandes jefes de raza argentinos. Padre de Botafogo, mejor caballo de la primera mitad del sXX, ha tenido una notable influencia en su época. Además, Old Man es el segundo cuádruplecoronado del historial.

Old Man es una de las mayores leyendas del turf argentino; no sólo fue uno de los diez cuádruplecoronados, también fue un excelentísimo reproductor. Foto: "En la Primera Mitad del Siglo XX" J.M.M.de Hoz

Nacido en el haras El Viejo, de Gilberto Llerena, Old Man era un alazán hijo Orbit (Bend'Or) y Moissoneuse, ésta por Dollar (The Flying Dutchman). Como buen prototipo de la época, Old Man era un caballo algo "patón", es decir, de cañas un poco largas, lo que ya no se observa en su hijo Botafogo. Fue el precio más alto de un remate de 1903 de diez productos criados por Llerena.

Adquirido por los hermanos gemelos Adolfo y Rufino Luro, también propietarios del importante haras El Moro, el hijo de Orbit y nieto paterno del gran jefe de raza británico, Bend'Or, defendió los colores de su stud La Petite Ecurie. Como con todos los caballos de la mencionada caballeriza, el entrenamiento estuvo a cargo de Lauro de los Santos.

Old Man era un caballo precoz, lo que sumado a su calidad le permitió llevar una impecable campaña a los dos años. Sin embargo, ésta nunca llegó a convencer demasiado a la prensa por razones que veremos más adelante. A fines de marzo Old Man debutó en una carrera sobre 1000 m, ganando de bandera a bandera. Pronto le siguieron con éxito los clásicos Lavalle (1100 m), Lamadrid (1200 m), Eliseo Ramírez (en aquellos tiempos era abierto también para machos), y el Iniciación, sobre 1600 m, como paso previo a la Polla de Potrillos. A pesar de su calidad, no en todos los clásicos Old Man brilló, ya que a partir del clásico Lamadrid -que ganó por sólo 3/4 de cuerpo- el hijo de Orbit comenzó a mostrar la peligrosa tendencia de amansarse en los finales. En el resto de las participaciones, el caballo de los hermanos Luro supo estirar entre dos y dos cuerpos y medio en la meta. Esta situación dio motivo de muchas críticas por parte del periodismo, que dudaban acerca del alcance del hijo de Orbit.

La histórica cuádruplecorona de 1904 y consagraciónEn la Polla de Potrillos Old Man fue corrido en una tercera colocación para dominar en el codo de Olleros y ampliar ventajas entrando a la recta final. Sus célebres finales "achanchados" no esquivaron este encuentro y Old Man pronto se encontró aminorando la marcha, sesgando su línea hacia los palos durante los últimos tramos, lo que fue aprovechado por Acero para cazar la punta. Pero Old Man volvió a establecer ventajas por un cuerpo y medio sobre la meta. Como sello característico, cada la vez que lo hacía tenía la costumbre de sacar la lengua afuera.

Old Man ratificó su calidad en el clásico Jockey Club, sobre 2000 m, venciendo por dos cuerpos y medio a dos hijos de Neápolis, Pretendiente y Padilla, en ese respectivo orden. Padilla sería en verdad el gran oponente de Old Man y el único capaz de infringirle una derrota al crack.

El Gran Premio Nacional (Derby Argentino) de 1904 fue disputado el 16 de octubre con la presencia del Presidente de la Nación de aquellos años, el Dr Manuel Quintana. A la punta saltó Acero (segundo de Old Man en la Polla) pero pronto se adueñó de la vanguardia Celso (Gay Hermit), antes de ingresar al primer codo. Acero quedó entonces segundo, seguido de Pretendiente y a un cuerpo de éste Old Man. Al ingresar a la recta opuesta, Old Man pasó al segundo lugar y más tarde, en el palo demarcatorio de los 1200 m, saltaría al frente. Entrando en la recta final, Estévez puso a correr al hijo de Orbit, pero en los 200 m el caballo aminoró la marcha como de costumbre. Esta vez fue Padilla quien se lanzó furiosamente a tomar la delantera, llegando a superar a su mentado rival por unos instantes, pero, a todo rigor, Old Man reaccionó para establecer un cuerpo y un cuarto de ventaja sobre el disco. Bastante más atrás llegó el resto del lote.

Los 3000 m del Gran Premio Internacional (luego de 1906 pasaría a llamarse Gran Premio Carlos Pellegrini, en honor al fundador del Jockey Club Argentino) se celebrarían con muy poca diferencia del Nacional, nada más que dos semanas más tarde.

Calepino, un renombrado cuatro años que contaba con los servicios uno de los grandes jockeys de aquel momento, Mingo Torterolo, salió a tomar la punta en un tren suave, seguido por Old Man, Padilla, y luego los demás. En el último codo, Old Man no tomó la delantera como se esperaba, dejando que Calepino continuase al comando de las acciones aún llegando a la recta final. Pero, una vez en ella, Old Man no tardó en superarlo sin lucha y con solvencia. Su característico aletargamiento en el final fue bastante prevenido con la acción de la fusta, y de ese modo pudo controlar la carga del casi irresignable Calepino.

El Clásico Comparación, una de las grandes pruebas del turf argentino, se corrió tan sólo una semana más tarde que el cierre de la cuádruplecorona. La lluvia en esos días fue torrencial, y la pista principal del hipódromo de Palermo no estuvo apta para competencias, empleandose de ese modo la cancha auxiliar. La carrera, sobre 2000 m en pista fangosa, constaría de tres participantes: Old Man, Padilla y Celso. Old Man no varió su táctica y pasó al frente en el codo de Olleros, intentando ampliar ventajas en la recta final. Pero Padilla era un barrero consumado y su jockey, Vicente "Tapón" Fernández, esperó a lanzarlo de lleno prediciendo el momento justo en que se dio el "amansamiento" típico de Old Man. Sin darle tiempo de reaccionar a éste, Padilla pasó al frente y dominó al crack por medio cuerpo en el disco.

La caída del formidable caballo generó que el público deseara una urgente revancha. El Clásico Capital (2500m) sería el elegido, con Calepino (segundo de Old Man en el Internacional) añadiéndose a Padilla como rivales principales. "Tapón" Fernández se subió a la montura de Old Man en esta ocasión, quedando Estévez destituido. En la carrera, Old Man tomó la delantera pero inmediatamente Calepino, con Mingo Torterolo, fue a pelearle el comando. Sin mayor éxito, Torterolo decidió levantar antes de ingresar al opuesto al no poder doblegar a Old Man sin una lucha violenta; éste se hizo de dos cuerpos de ventaja al pisar la recta opuesta. Padilla, que corría en la tercera y última colocación vigilando a los punteros, en el palo demarcatorio de los 1200m igualó a Calepino, lo que en las tribunas repletas de aficionados produjo un gran murmullo de alarma. Old Man accionaba sin embargo con fuerza en la delantera y, una vez en la recta final, la fuerte atropellada de Padilla pudo ser solventemente controlada por el crack, llegando con dos cuerpos de ventaja a la meta. En esta carrera, Old Man pudo mejorar su récord de los 2500m que había logrado en el Nacional. El batido Calepino no llegó muy lejos y cuarto se clasificó un caballo llamado Orán.

Ultima campaña
Para su campaña de cuatro años, Old Man nuevamente cambiaría de monta. Esta vez prestaría sus servicios como piloto el jinete Fernando Pérez, la monta más requerida de Palermo por esos años. Triunfó sin problemas en los clásicos Otoño, Hipódromo Argentino (futuro Vicente Casares), Chacabuco (haciendo "walk over") y en el Gran Premio de Honor. En su segundo Gran Premio Internacional batió a Pelayo (Neápolis), mejor tres años de 1905, ganador de la Polla de Potrillos y el Jockey Club. En 1906 Old Man hizo su segundo "walk over" en el Clásico Invierno, se adjudicó el Clásico General Belgrano, y cerró su gloriosa campaña de la forma más abrumadora posible: en el Gran Premio de Honor de ese año venció por alrededor de 200 metros a su único rival, Fray Mocho.

Con semejante éxito en las pistas, quedaba probar al hijo de Orbit en la reproducción. Para recibirlo con las mejores chances, los hermanos Luro adquirieron varias yeguas extranjeras de muy buena calidad, en su gran mayoría europeas.

Reproducción y legado
Old Man fue sencillamente uno de los padrillos argentinos más excepcionales que han existido, ganando el título que sólo contados caballos logran: el de Jefe de Raza. Por alguna certera razón se había ganado un apodo algo peculiar: "El Dios". Old Man encabezó la estadística de padrillos de los años 1912, '17, '18; y la de abuelos maternos desde 1920 hasta 1929, exceptuando la de 1921. Botafogo, nacido en 1914 y cuadruplecoronado del año 1917, aparece como su mejor hijo, y, de hecho, como ya en varias ocasiones lo mencionamos, se trata de uno de los mayores exponentes argentinos que han corrido en las pistas; debido a la facilidad de sus triunfos nunca se pudo saber realmente su techo. No se destacó tanto como padrillo probablemente debido a su muerte prematura (a los ocho años, producto de un cólico), pero si tuvo una buena influencia como abuelo materno.

Otro gran hijo de Old Man fue San Jorge (nacido en 1909), fue el mejor potrillo de 1912 y ganador del Gran Premio Nacional de ese año, a pesar de tener adjudicada sólo una carrera común como antecedente, debido a un debut bastante tardío. Tuvo una buena actuación como padrillo en el haras que lo vio nacer, El Moro, y mejor aún como abuelo materno.

Otro de los grandes impulsos que le dio Old Man al turf argentino fue, curiosamente, indirecto. En 1906, en vista de que el célebre crack iba a entrar en la reproducción, los haras competidores de El Moro de mayor renombre iniciaron una histórica importación de sangres (conocida como "la importación de 1906") que se extendió hasta 1908, con el firme objetivo de no quedar en inferioridad de condiciones.

Miguel Almanza. Fuente biliográfica: "En la Primera Mitad del sXX" J.M. Martínez de Hoz.

 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .