Carreras de Banei: las carreras más lentas que existen

En la isla Hokkaido, al norte del Japón, se celebran con peculiar pasión estas inusuales carreras y hasta se ofrecen vía simulcasting tres veces por semana a todo el país

Artículo e investigación: Miguel Almanza

Caballo Ban-ei con su piloto montado sobre el trineo (llamado "Sori"). Foto: gk_msd (Picassa.com)

Aunque se trate de la modalidad de carreras profesionales más lenta que existe, el Banei Keiba (del japonés, "keiba" significa "carreras de caballos") es un deporte rural de fuerte tradición, que cada día llega a millones de aficionados del Japón.

Las carreras de Banei tienen su origen en la isla rural más importante del país nipón: Hokkaido. A principios del sXX, con el advenimiento de la maquinaria agrícola moderna motorizada, los caballos de tiro comenzaron a decaer en su uso. Si bien las carreras de tiro pesado existían como curiosidad, pronto los pobladores comenzaron a organizar competencias más especializadas, dando un propósito nuevo a estos caballos: el deporte.

Existió una época de oro del Banei, donde llegaron a coexistir tres hipódromos japoneses con este tipo de pruebas. En la actualidad, sólo sobrevive Obihiro, que todas las semanas ofrece unas tres reuniones con un promedio de 12 carreras al día.

Pista y distancia. Las competencias de Banei se disputan sobre invariables 200 m, en recta, en una pista de arena que posee dos lomas intercaladas de distintas alturas.

La fuerza del animal es, obviamente, el sentido de la selección. Según la calidad del cotejo, sexo y edad de los participantes, varía la carga que sostiene el trineo. En los grandes premios, como el Obihiro Kinen (BG1), la carga es máxima y equivalente a una tonelada (1000 kg).

Cada competidor tiene un carril asignado al estilo de ciertas cuadreras y de las maratones humanas. Los partidores son parecidos a los que conocemos en el turf, pero necesariamente más anchos. Cerca de ellos, se arma el trineo que se conoce como "Sori", ya que en el paseo preliminar los animales van sin arrastrar carga, sólo con sus respectivos jockeys montados, tanto en la redonda como en el desfile frente a las tribunas.

La arena de la pista para estas competencias debe estar relativamente suelta (30 cm de profundidad), y es de grano grueso (menor cohesión y menor conservación de la humedad). El tratamiento consta de riego y arado, pero no se emplean rodillos (para evitar la compactación). La lluvia o la nieve, a diferencia de lo que puede ocurrir en el trote o turf, hace carreras más ligeras, al facilitar el deslizamiento del trineo sobre el terreno.

Carreras de estrategia. Las carreras de Banei tienen mucha estrategia. Incluye momentos de aceleración y momentos de descanso que resultan claves, donde el caballo literalmente es detenido. Es ciertamente difícil ganar de punta a punta.

En el primer tramo de la prueba alcanza ser al galope, pero el resto es al tranco. La primera loma en Obihiro tiene un metro de alto por 7 metros de largo; es la más fácil de superar y se encuentra a 35 metros de los partidores. Se continúa con un trayecto de 78 m llanos, una parte clave de la carrera, ya que antecede a la loma más crítica, de 1,70 m de altura. Para poder encararla, se toman los descansos puntuales (por ejemplo, uno relativamente largo o varios cortos, según la táctica) a los fines de evitar un agotamiento prematuro.

Es común que el caballo que primero supere la segunda loma tenga una buena parte de la carrera a su favor. Este último tramo, una suerte de "recta final", presenta una longitud de 64m, donde los competidores sacan todo a relucir, y donde la escencia de las carreras de caballos no deja de estar presente: atropelladas, caballos que se paran en los metros finales, y finales de fotofinish.
La velocidad promedio para una prueba común ronda los 3km/h.
Majestuoso caballo Ban-ei con su jockey montado (pesan bastante más que un jockey de turf) durante el paseo preliminar, en el hipódromo Obihiro. Foto: waxen.x0.com

El caballo Banei. Cada uno de estos caballos pesan en promedio entre 800 y 1200 kilos -el doble de un SPC- y pertenecen a la raza japonesa Banei, una cruza entre Percherón, bretón, y belga de tiro pesado. Con el advenimiento de la maquinaria agrícola moderna, los caballos de tiro pesado fueron desapareciendo. Actualmente, se los dedica a la producción de carne, y en el caso del Banei, son criados exclusivamente para las carreras. Fiel exponente de su prototipo de tiro, el Banei es de carácter apasible y voluntarioso, algo indispensable considerando su enorme tamaño. Estos animales inician su vida deportiva a los 2 años, extendiéndose hasta los 10 o más.

Características fisiológicas de la carrera. Cuando en el trote es muy importante la condición aeróbica y en el turf -de acuerdo a la distancia- existe un cuadro más intermedio, en las carreras de Banei la fuerza es tan explosiva que el ejercicio es básicamente anaerobio y con varios lapsos a glotis cerrada, para mantener una alta presión durante el impulso. Es por ello que se hacen necesarios los descansos en plena carrera, siendo el desafío del conductor decidir el momento más indicado y el modo de hacerlo, como en otro apartado hemos mencionado.

Como parte responsables del enorme tamaño de estos animales, encontramos una destacada cantidad de fibras de contracción rápida, de mayor grosor y alta potencia, pero de escaso fondo. También se las conoce como fibras blancas, debido a que presentan una menor irrigación y número de mitocondrias que las fibras de contracción lenta (o rojas) y las intermedias. En los ejercicios intensos (sea por fuerza o velocidad), entran en acción las mencionadas fibras blancas, que generan, producto del predominante metabolismo anaerobio de la glucosa, abundantes cantidades de ácido láctico, principal detonante de la fatiga muscular. El ácido láctico, que afecta con su pH la contractibilidad muscular, es rápidamente dirigido al hígado por el torrente sanguíneo para ser metabolizado y reconvertido a glucosa nuevamente, en un proceso conocido como gluconeogénesis.

Características del jockey. La denominación correcta debería ser "driver" (conductor) ya que en la carrera el piloto va sobre el trineo. Sin embargo, en Japón, por tradición turfística también se lo llama jockey.

El peso del conductor en estas carreras evidentemente no es importante, pero por reglamento no deben ir más allá de los 71 kilos. Para exigir a sus animales, los jockeys emplean las mismas riendas como látigos y por ello dan movimientos que parecen exagerados, al tratar de encontrar el mejor ángulo de impacto. No obstante, algunos nuevos espectadores han denunciado ver líneas de latigazos ("bien marcados") sobre el anca de los animales, lo que merecería una revisación de las reglas y una adecuación pertinente, como ya se ha hecho en otras épocas con otras formas de carreras de caballos.

Carga de los competidores. El peso se estipula de acuerdo a la categoría, edad y sexo del animal. El peso mínimo de carga es de 500 kilos (480 para las hembras) y el máximo es de 1000 kilos, que corresponde a la categoría más importante (algunos grandes clásicos, por ejemplo). Estas diferencias de peso buscan ampliar la confianza del caballo a medida que el aumento de su capacidad va permitiendo mayores esfuerzos.

Tarea cumplida. Una vez finalizada la competencia, este ejemplar de Ban ei es librado de los arneses. Foto: gk_msd (picassa.com)
Los momentos antes de remontar la segunda loma son sumamente estratégicos y una correcta administración del jockey resulta muy importante. Es bastante difícil ganar estas competencias "de punta a punta". Foto: kozyndan (flickr.com)

Proceso selectivo. En el Banei también las grandes carreras están grupeadas, tal como ocurre en el turf y en el trote europeo. Para mayor claridad en la nomenclatura, se antecede la sigla "B" (de Ban-ei) al grupo, teniendo BGI, BGII y BGIII. La carrera más importante es el Banei Kinen (200m, BGI, Hipódromo de Obihiro) para caballos de 4 y más edad, 1000 kilos de carga y con unos 280,000 dólares en premios. Otras grandes carreras incluyen a los BGI Irenen Kinen (para dosañeros), Banei Derby y Banei Oaks (para tresañeros) y el Obihiro Kinen (para cuatroañeros), todos sobre la clásica distancia de 200m.

Ficha técnica
Denominaciones:
Banei Keiba, Draft Racing, Carreras de tiro pesado, Carreras al tranco. Tipo de ejercicio: anaerobico, de alta fuerza explosiva. Basado en fibras blancas. Aire: tranco con algunos trayectos de galope corto.
Ubicación y popularidad: Isla Hokkaido (gran isla del norte del Japón); difusión nacional.
Razas empleadas: caballos de tiro pesado de raza Ban-ei (800-1200kg).

Foto: gk_msd (Picassa.com)

Fuentes: JRA, wikipedia.jp, International Encyclopedia of Horse Breeds.
Artículo original de podotroclear.com (M. Almanza)
 

© Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club Argentino Hipódromo de San Isidro .